Este mes ha comenzado a informar a los vecinos de los barrios en los que se colocarán contenedores marrones. | Redacción Local

14

Emaya anunció este jueves la puesta en marcha de la tercera fase de la recogida de materia orgánica (restos de comida, frutas y verduras, pequeños restos vegetales, café, té, etc.) con la ampliación del servicio a otros cuatro barrios de Palma –Santa Catalina, Son Armandans, Son Dureta y La Teulera– a partir del día 4 de noviembre.

En estas zonas, Emaya instalará 39 contenedores marrones para atender a una población de 22.000 ciudadanos, con lo que en total el servicio llegará a cerca de 100.000 residentes de Palma, más del 22 % de la población.

El presidente de la empresa municipal, Ramon Perpinyà, explicó que también se colocarán 21 contenedores más en los barrios donde entre 2018 y 2019 se ha implantado la recogida de materia orgánica, que son Camp d’en Serralta, el Fortí, Son Cotoner, Son Flor, Son Rapinya, Los Almendros-Son Pacs, Son Dameto y Son Espanyolet, en los que ya hay 68 depósitos. Así, en Palma habrá un total de 128 contenedores marrones para la recogida de materia orgánica, que darán servicio a 12 barrios.

Como se recordará, estos contenedores solo se pueden abrir con la tarjeta ciudadana. El principal objetivo del cierre de los contenedores es garantizar la calidad de la materia orgánica depositada, para así poder destinar este material a la elaboración de compost y biogás.

En este sentido, Perpinyà se congratuló de que «hasta ahora, este objetivo de calidad se ha logrado muy por encima de las expectativas, pues de toda la materia orgánica que se recoge de estos contenedores, solo el 1 % son impropios, lo cual facilita mucho su reutilización».

En cuanto a la cantidad, informó de que en 2019 en Palma se recogieron un total de 4.000 toneladas de materia orgánica, que supone un 23 % más que el año anterior.

La continuidad en la implantación de los contenedores marrones permitirá seguir incrementando el reciclaje en Palma. El edil recordó que la materia orgánica supone el 40 % de los residuos domésticos. Por tanto su recogida selectiva es fundamental para incrementar el reciclaje y alcanzar la meta del 50 % que marca la legislación actual sobre residuos.

La tarifa justa se aplicará desde enero de 2022

El presidente de Emaya informó de que a partir del 1 de enero de 2022 la empresa aplicará la denominada tarifa justa, por la que los ciudadanos que menos residuos generen pagarán menos. Precisamente, el uso de la tarjeta ciudadana para la apertura de estos contenedores marrones permitirá al Consistorio crear una base de datos con el número de veces que cada ciudadano de Palma hace uso de estos contenedores, que será utilizada para bonificar a los que hagan un reciclaje correcto. Además de estos barrios que disponen de estos contenedores, también se recoge la materia orgánica en el centro histórico, con el sistema de recogida selectiva móvil, y en Son Sardina. Asimismo, se recoge con el sistema ‘puerta a puerta’ en numerosos hoteles y restaurantes.