Imagen del momento en que efectivos de la Policía Nacional accedieron el pasado sábado al parque Wifi para desalojar la zona, como se ha estado haciendo desde el pasado fin de seman en todos los parques de la ciudad en cumplimiento de las medidas sanitarias por la pandemia del coronavirus.

53

El Ajuntament de Palma busca financiación para proceder al vallado del conflictivo parque Wifi, en Nou Llevant, y así poder cerrarlo por las noches a fin de evitar las continuas peleas, prostitución, venta de drogas y botellones ilegales que tanta inseguridad y rechazo causan entre los vecinos de la zona.

Fuentes próximas al Consistorio confirmaron este lunes a Ultima Hora que el jefe superior de la Policía Nacional se ha entrevistado recientemente con responsables del Cort a los que expuso los problemas que se dan habitualmente por las noches en este parque. Estas fuentes aseguraron que tanto la Policía Nacional como la Policía Local y la Guardia Civil «están de acuerdo en que es imprescindible cerrar este parque».

La petición, realizada también por los vecinos del barrio, está avalada por un informe que ya hace meses realizó la Policía Local de Palma, a través de su Grupo de Atención Preventiva (GAP), en el que se refleja de una forma clara y rotunda la necesidad de proceder al vallado del parque y cerrarlo por las noches.

Ante ello, el área de Infraestructures del Ajuntament ya ha empezado pedir presupuestos para acometer esta obra que, según se informa, tendría un coste cercano a los 300.000 euros. Este elevado precio es el motivo por el que la decisión no se ha aprobado todavía por el equipo de Gobierno y se esté buscando la forma de financiar el proyecto.

Noticias relacionadas

El cercado del parque deberá ser similar al del colindante parque Krekovic, por estética y, sobre todo, para que resulte efectivo y seguro.

Los vecinos de las casas cercanas al parque también han denunciado que a diario tienen que lidiar con narcotraficantes, bandas de jóvenes que se han apoderado de las pistas deportivas, botellones y una gran cantidad de menores –muchos de ellos fugados de centros de internamiento– que ejercen la prostitución en la zona del aparcamiento municipal.

Movilizaciones

Incluso se han planteado movilizarse para plantar cara a los políticos. Como primer paso, un grupo de 400 residentes de Nou Llevant ha registrado en Cort una denuncia por el «infierno que sufren desde hace unos años» en el parque Wifi y el descampado anexo.

Explican en esta denuncia que «los ruidos y las peleas son continuas» y los vecinos tienen «miedo a ser agredidos, robados e insultados». Critican, además, que estos grupos «incumplen sistemáticamente las normas de seguridad por el coronavirus».