Imagen de la fachada con pladur verde intenso en parte de ella.

21

Residentes en la calle Fàbrica de Santa Catalina denuncian la «aberración» que se está produciendo en la fachada de los números 18 y 18 A de la vía, donde el propietario del restaurante que hay en los bajos «ha modificado la fachada y elementos comunes sin el permiso de la comunidad ni los perceptivos permisos de la Comissió de Centre Històric i Catàleg del Ajuntament».

En concreto, explica uno de los denunciantes, esta persona, de origen alemán, quería poner de verde buena parte de la fachada, para resaltar su negocio, pero como el color que ha utilizado no está incluido en el cromatismo de las fachadas que establece el Plan de Protección Ambiental y Arquitectónica de Santa Catalina, «en vez de pintar ha colocado pladur de un color verde intenso y lo justifica diciendo que el pladur es carpintería y que la carpintería sí puede ser de ese verde, pues es similar al de las persianas».

Los afectados consideran que se trata de «una infracción urbanística grave» y aseguran que «le hemos advertido en varias ocasiones, pero nos da largas, dice que cumple la normativa y alarga las respuestas para ir modificando sin control el edificio».

Además, este propietario ha decidido dividir el local en dos partes y rebajar un portal, eliminando el escalón, «lo que tampoco se puede hacer», al parecer para convertir la puerta en ventana.

El portal en el que el propietario ha suprimido el escalón.

Asegura este vecino que el plan de protección del barrio «protege los edificios característicos de la zona, como es éste». No obstante, han consultado al Col·legi d’Arquitectes «y nos confirmaron que al estar la calle dentro del ámbito de protección, las actuaciones en fachada están sujetas a un informe previo favorable de la Comissió de Centre Històric, cosa que no tiene». También se han asesorado con ARCA en el mismo sentido.

«Estamos alarmados, este señor no cuenta ni con el permiso de la comunidad ni de urbanismo para hacer estas modificaciones», afirma la fuente. El Departamento de Obras de Cort les confirmó que la modificación no tiene permiso ni comunicación previa notificada. También lo denunciarán a la Policía Local.