En total, han indicado, se han otorgado 39 subvenciones a 47 comunidades de vecinos. | Ajuntament de Palma

14

Un total de 49 comunidades de vecinos de las barriadas de Camp Redó, Son Gotleu y Verge de Lluc han culminado las obras de rehabilitación de sus edificios con los fondos de las subvenciones que otorga el Ayuntamiento de Palma para la rehabilitación de viviendas.

La regidora de Modelo de Ciudad, Vivienda Digna y Sostenibilidad, Neus Truyol, ha hecho balance en rueda de prensa de la convocatoria de ayudas, por un importe de 757.300 euros, para la rehabilitación de edificios de viviendas en estos tres barrios con prioridad de intervención.

Truyol ha señalado que se ha contribuido «a dignificar los barrios y mejorar la calidad de los edificios», a que sean «más habitables» y se ha mejorado «la cohesión y organización vecinal».

Según han explicado, las actuaciones subvencionadas han sido divididas en dos líneas. La primera está dedicada a la rehabilitación de lesiones en el edificio que afectan a la seguridad constructiva y funcional de las fachadas y otros elementos comunes (bajantes, balcones, accesos, impermeabilizaciones, etc.).

La segunda línea se ha centrado en la adecuación y limpieza de las zonas privadas de uso público entre los edificios (arbolado en malas condiciones, aceras, iluminación).

En total, han indicado, se han otorgado 39 subvenciones a 47 comunidades de vecinos y vecinas que se han organizado para llevar a cabo obras de rehabilitación de sus edificios.

Según ha explicado, la mayoría de las obras ya han finalizado, es decir 27 de las comunidades. Algunas todavía están en marcha, unas 14, y quedan seis pendientes de iniciar las obras.

Truyol ha añadido que «las comunidades de propietarios disponen hasta final de año para justificar las obras realizadas, un plazo amplio para poder finalizar y justificar los gastos».

La edil ha explicado que, además de dignificar los barrios, las actuaciones permiten la recuperación funcional y estética de los barrios del Camp Redó, Son Gotleu y Verge de Lluc, «zonas señaladas como vulnerables y de especial intervención».

Según han explicado, las subvenciones cubren el 90 o el 100 por ciento del coste total de las obras, dependiendo de la línea otorgada. Las comunidades reciben el 50 por ciento de la subvención cuando inician las obras y el otro 50 por ciento cuando las finalizan y las justifican.

En estos momentos, han informado, se está tramitando la línea de subvención para el 2020 con el objetivo que esté terminada antes del verano. En cuanto al catálogo de barriadas que se pueden acoger, la voluntad es incorporar otros que también sean vulnerables.