Imagen de archivo de las instalaciones. | Pere Bota

9

Escorxador i Serveis Càrnics Palma S.L. solicita a Mercapalma (integrada por el Ajuntament de Palma y la empresa pública estatal Mercasa) una rebaja de 150.000 euros del alquiler anual que paga por la nave en la que está ubicado el matadero.

La propuesta fue presentada este lunes al consejo de administración de Mercapalma, que ahora deberá estudiarla y decidir si la acepta o no. La empresa que gestiona el matadero debe presentar la auditoría de las cuentas de 2019 y justificar las pérdidas que alega tener y que le han llevado a advertir de que podría dejar de suministrar carne a partir de finales de este mes.

Solo con las cuentas claras se decidirá si se realiza esta rebaja, que supondría prácticamente todo el gasto de las instalaciones que el matadero ocupa en Mercapalma (unos 185.000 euros).

La semana pasada, el alcalde de Palma, José Hila, declaró que considera que ésta podría ser una buena solución para garantizar la continuidad del matadero, después de que el Consistorio haya dejado de aportar una subvención de 150.000, que se concedía en base a un convenio que caducó en 2017.

La decisión se tomará seguramente en el próximo consejo de administración de Mercapalma, ya en el mes de marzo.

El contrato de alquiler con esta empresa se firmó el año 2012 por un importe de 185.000 euros y finaliza en 2024. Era la misma cantidad por la que antes de ese año se alquilaba el espacio a Carn Illa, la empresa gestionada por el Govern balear y el Consistorio palmesano que fue disuelta por las cuantiosas pérdidas económicas.

Escorxador i Serveis Càrnics de Palma fue la única empresa que se presentó a la convocatoria de la subvención que ofrecían Cort y el Govern de 355.000 euros anuales para aminorar las pérdidas del matadero. Actualmente este matadero absorbe prácticamente el 90 % de la producción ganadera de la isla.