Los regidores de Vox han abandonado el pleno de Cort, pero las mujeres de esta formación se han quedado. | Jaume Morey

56

Los regidores de Vox han abandonado este jueves el pleno del Ajuntament de Palma durante unos cuantos minutos después de que el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Palma, Joan Forteza, tildase al partido de «radical, fascista, profundamente hipócrita y antidemocrático» durante su intervención en la sesión plenaria. Las mujeres de esta formación se han quedado en sus asientos.

Los ediles de Vox han tratado de que el alcalde parase la intervención y tras no conseguirlo varios de ellos, como el portavoz Fulgencio Coll, se han marchado.

Tras la intervención de Forteza, la edil Montse Amat ha presentado ante el alcalde una queja porque el tema tratado por la Federación sobre la violencia machista no se corresponde con ningún punto del orden del día del pleno como, ha recordado tras informarse al respecto, exige el reglamento de Participación Ciudadana.

Pero el primer edil, el socialista José Hila, ha respondido que el hecho de que las relaciones vecinales se refieran a puntos que no están en orden del día «es algo que ocurre con frecuencia y desde hace muchos años».

El primer edil ha instado a que todos los grupos se pongan de acuerdo para cambiar el reglamento «y este punto quede más claro, pero no lo vamos a cambiar ahora porque ustedes no les guste lo que les dicen», ha apuntado.

Pero el alcalde ha ido más allá y ha reprochado a Vox que se haya levantado y haya salido de la salido de la sala de plenos durante la intervención vecinal. «A mí en muchas ocasiones me han dicho cosas que no me gustaban pero he escuchado sentado en esta silla porque es mi obligación, no me he levantado y me he ido porque me parece una falta de respeto a la ciudadanía».

Todos los partidos con representación en el Consistorio, menos Vox, votarán a favor de una declaración institucional en contra de la violencia de género que se debatirá probablemente esta tarde en la sesión plenaria.