El futuro de los comercios de las galerías de la Plaça Major es muy incierto. | Joan Torres

22

La concesión de las galerías comerciales de la Plaça Major finaliza este miércoles y el Ajuntament de Palma aún no ha decidido su futuro. Las patronales de comercio Pimeco y Afedeco no ocultan su malestar, ya que el gobierno municipal aún no les ha comunicado qué pasará con los comercios que se encuentran allí. El presidente de Pimeco, Toni Fuster, sostiene que es inaceptable que el alcalde, José Hila, no les haya querido informar qué ocurrirá con las galerías comerciales de la Plaça Major, cuando la caducidad de su concesión es inminente; destaca que se ha interesado por su futuro en varias ocasiones.

El presidente de Afedeco, Toni Gayá, considera que el Pacte se ha tomado este asunto como «un problema menor y les ha pillado el toro». No obstante, precisa que el actual regidor de Comerç, Rodrigo Romero, acaba de llegar al área. También reclama que el Pacte consensúe con los comerciantes el futuro de las galerías. En este sentido, destaca que se trata de un asunto muy relevante para la ciudad porque se encuentra en las confluencias de calles muy importantes.

Dos de los comerciantes han solicitado prórroga, pero el Consistorio aún no les ha contestado. Las patronales creen que se las concederá porque es la única salida posible. Cort baraja la posibilidad de concederla por seis meses o un año, pero no más.

El gobierno municipal tiene previsto reunirse este jueves para abordar este asunto y analizar los informes municipales que se han solicitado.

En primer lugar, existe la duda de si la gestión de las galerías comerciales se puede separar del aparcamiento.

El objetivo es que los locales no queden vacíos, por lo que el Ajuntament ha solicitado a los servicios jurídicos si es posible ceder los vacíos a entidades y ONG que puedan estar interesadas.

Gestión del párking

El Ajuntament de Palma comenzará a gestionar a partir de este jueves el aparcamiento de la Plaça Major. Se realizarán algunas mejoras para adaptarlo a la normativa en vigor, pero como el estado de la estructura es bueno no será necesario cerrarlo. En concreto, cuenta con 500 plazas, distribuidas en tres plantas. En principio, se respetarán las tarifas que pagan actualmente los abonados a este aparcamiento.