Los restos de comida en las calles motivan que las ratas abandonen las alcantarillas porque en la superficie les es más fácil alimentarse. | Ultima Hora

49

En las calles de Palma hay más ratas porque la ciudad está más sucia. Así lo reconoce el director del Centro de Protección Animal de Son Reus, Pedro Morell. En este sentido, explica que, desde hace cuatro o cinco años, los roedores salen más a la superficie porque aquí pueden encontrar más alimentos que en las alcantarillas, especialmente en los alrededores de los contenedores y las papeleras; en estas zonas es habitual ver restos de comida acumulada.

Las zonas de Palma más afectadas por las ratas son Nou Llevant, una zona de Son Roca, las viviendas de Virgen de Montisión en el Vivero y Son Gotleu. Precisamente, en esta última barriada, hay una plaga de roedores y circula un vídeo por las redes sociales en el que se pueden ver numerosas ratas corriendo entre los contenedores de basura. Morell añade que los solares abandonados, tanto públicos como privados, son otro foco que contribuye a la proliferación de ratas.

El director del Centro de Protección Animal de Son Reus destaca que desde su departamento hacen todo lo posible para poder solucionar esta problemática. No obstante, precisa que no pueden poner raticida en las zonas públicas (sí en las alcantarillas), por lo que es necesario que la ciudad esté más limpia: ya sea porque se limpia más o porque se ensucia menos.

En lo que va de mes, Cort ya ha recibido 31 llamadas de ciudadanos denunciando la presencia de roedores. En el mes de mayo fueron 97; es un 73,2 % más que en el mismo mes de 2018, pero una cifra casi idéntica a la de mayo de 2017 (99).

Menos cucarachas

Por el contrario, este año hay menos cucarachas. El pasado mes de mayo, el Ajuntament recibió 107 llamadas alertando de su presencia, frente a las 167 de hace un año y las 222 de hace dos. También hay menos mosquitos. En mayo se recibieron 12 llamadas, cuatro menos que hace un año, pero cuatro más que en 2017.

Noticias relacionadas

Morell explica que hay menos cucarachas y mosquitos porque ahora levantan las alcantarillas tres veces al año.