Un patinete eléctrico de una empresa de alquiler, tirado en una acera del Passeig Mallorca. | T. Ayuga

20

La Policía Local de Palma no tiene orden de retirar los patinetes eléctricos de alquiler de la vía pública, por lo que en lo que va de año no se ha llevado ninguno y el año pasado quitó de las calles tan solo 18 por motivos de seguridad porque podían resultar un peligro o un riesgo, según informaron este martes fuentes policiales.

De estos vehículos de movilidad personal retirados, 10 se quitaron de las calles del casco antiguo, tres del Passeig Mallorca, dos más de la calle Gumersindo y los otros tres de la calle Adoberia.

Al no tener orden por parte de Seguretat Ciutadana de retirar estos elementos de movilidad personal, pese a que las dos empresas que operan en Palma por ahora lo hacen sin la autorización municipal, la policía se los lleva de la calle tan solo cuando realmente suponen un riesgo para la movilidad de los peatones, como se quitaría cualquier otro objeto que supusiera un obstáculo o un problema, reconoció la fuente policial.

La Policía Local está también a la espera de conocer el contenido del informe que elaboran los servicios jurídicos municipales sobre si se les puede dar autorización a estas empresas de alquiler de patinetes eléctricos que han solicitado licencia para operar en Palma. Como se recordará, el concejal de Mobilitat, Joan Ferrer, informó de que por el momento son diez las empresas de este tipo que han pedido autorización para abrirse mercado en la ciudad.

Hasta ahora el Consistorio no ha concedido ningún permiso, porque, en principio, se considera que esta actividad contraviene las ordenanzas de ocupación de la vía pública y de circulación. Pero el caso se ha puesto en manos de los jurídicos para que se establezca si ese debe ser el criterio a seguir o se puede realizar otra interpretación de la norma.