Presentación de «Feministas al Congreso» para recoger las propuestas de esta iniciativa política feminista. | Twitter Feministas al Congreso

2

El partido Feministas Al Congreso (FAC) se ha presentado este martes como una nueva formación --que tiene previsto presentarse a las próximas elecciones generales-- que quiere ser «la opción para todas aquellas mujeres huérfanas de representación política por el desprecio demostrado por los diferentes gobiernos y actualmente por la coalición entre PSOE-UP». Según ha explicado en rueda de prensa su presidenta, la ensayista, investigadora y profesora Pilar Aguilar, esta iniciativa nace del «hartazgo y de la decepción por un Gobierno que, lejos de implementar políticas que pongan freno al machismo y la desigualdad, está cercenando los derechos de las mujeres que tanto esfuerzo y trabajo se han tardado en conseguir». Aguilar ha explicado que este proyecto está liderado por «un grupo de mujeres» con «trayectorias y procedencias diferentes» pero que están «unidas por una profunda convicción» como es «la absoluta necesidad de contar con representación en el Parlamento y demás instituciones» para «defender los derechos de las mujeres y desarrollar la agenda feminista». Así, acompañan a Aguilar en la ejecutiva de FAC la socióloga Fátima Arranz, como vicepresidenta; la psicóloga Puri Liétor, como secretaria general; la escritora Juana Gallego, como vicesecretaria general primera; y la jurista Sandra Moreno, como vicesecretaria general segunda.

Votantes «decepcionadas» de PSOE y Podemos

En el acto, el partido ha destacado que, tras estas mujeres hay «un equipo de trabajo de casi un centenar» de personas y han explicado que cuentan «con más de 2.000 mujeres que han manifestado su apoyo» a este proyecto que, según han indicado, «no deja de crecer por días». En este sentido, han señalado que «muchas de ellas eran votantes de PSOE y Unidas Podemos» que están «decepcionadas» con estos partidos y que, según ha indicado Gallego, creen que podrían votar al FAC en las próximas generales. «Hacía mucho tiempo que no nos enfrentábamos a un cuestionamiento tan profundo de lo que somos y representamos las mujeres en la sociedad, así como a una involución que relega los problemas más cruciales que nos afectan casi a la irrelevancia», ha apuntado la vicesecretaria general primera. A su juicio, la «actual deriva antifeminista que siguen los gobiernos occidentales pretende anular la agenda feminista, contrariando abiertamente la normativa internacional y nacional vigente». «Por esta razón, nosotras como feministas, estamos obligadas a defender nuestros derechos y a sentar nuestra postura», ha declarado.

Rechazan la redefinición de la naturaleza humana

Así, entre los objetivos que este martes ha presentado la FAC está el rechazo a lo que consideran una «redefinición de la naturaleza humana» y, más en concreto, «de lo que es ser mujer y hombre» que, a su juicio, los gobiernos actuales hacen basándose «en teorías acientíficas y en postulados ideológicos que contradicen la evidencia material». En este sentido, han acusado a los ejecutivos, también, de promover un «clima de censura» con el «pretexto de no ofender a colectivos», cuyos derechos, según ha apuntado FAC, «nadie discute», pero que «impiden la libre expresión de las ideas y el ejercicio legítimo de los derechos democráticos más básicos». Del mismo modo, se han mostrado en contra de «la instrumentalización y adulteración del feminismo para dar cobijo a ideologías que perjudican a las mujeres» y «promover prácticas» que las «agreden, deshumanizan y comercializan», como la explotación sexual y reproductiva, la pornografía y la publicidad sexista, entre otros. El rechazo a la descalificación, acoso, boicot o persecución a feministas por defender sus derechos o a la opresión, explotación y violencia que sufren las mueres por razón de sexo, así como las leyes y políticas públicas, educativas y de diversa índole que «desmantelanlos derechos de las mujeres» y «anteponen los deseos de otros colectivos», son otras de las situaciones contra las que lucharán las políticas de la nueva formación.