El conseller Miquel Buch, el secretario Brauli Duart y el director de Mossos Pere Ferrer. | DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

0

El conseller catalán de Interior, Miquel Buch, ha apelado a que las protestas contra la sentencia del «procés» se hagan de forma «cívica y pacífica» y aislando a los violentos, para no poner en riesgo las «competencias plenas» de la Generalitat en seguridad pública.

En rueda de prensa tras los disturbios ocurridos este martes en Cataluña al término de las manifestaciones contra la condena a los líderes del «procés», Buch ha insistido en que disponer de un cuerpo policial propio es «indicador del grado de responsabilidad de un país», y ha llamado a preservar esas competencias.

Ley de Seguridad Nacional

Buch ha asegurado que «no hay ningún motivo» para que se aplique la Ley de Seguridad Nacional, después de los disturbios generados en diversas manifestaciones de respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo contra los impulsores del 1-O.

El conseller ha mantenido una reunión este mismo miércoles por la mañana con la cúpula del Govern: con el presidente, Quim Torra, con el vicepresidente, Pere Aragonès, y con la consellera de Presidencia y Portavoz del Govern, Meritxell Budó, y la consellera de Justicia, Ester Capella.

«El Cuerpo de Mossos está garantizando los derechos de todos los ciudadanos y el orden público evidentemente en una situación compleja», ha dicho para insistir en que no ve motivo para que Catalunya pierda la competencia de seguridad.