Los servicios de limpieza del ayuntamiento han empezado a retirar esta noche las ofrendas que centenares de ciudadanos dejaron sobre el mosaico de Miró en Las Ramblas, en homenaje a las víctimas de los atentados de Barcelona. | Marta Pérez

1

Barcelona guardará en su Museo de Historia los objetos que no se malogren del memorial instalados en La Rambla tras el atentado del día 17 y que anoche empezaron a retirarse, ha dicho hoy su alcaldesa, Ada Colau.

Operarios municipales y técnicos del comisionado de memoria histórica han retirado esta madrugada las decenas de miles de velas, flores, escritos, muñecos de peluche y otros objetos que los ciudadanos depositaron en improvisados altares en La Rambla.

«Hemos tenido que ordenarlo todo para darle el mejor trato posible, se trata de un inmenso tesoro que nos deja la ciudadanía y al que las administraciones hemos de dar el mejor trato posible, pero tantas velas, flores y muñecos se habían convertido en un problema de movilidad y seguridad», ha explicado Colau.

La alcaldesa ha revelado que antes de retirar todo el material del centenar de altares improvisados a lo largo de La Rambla, en cada árbol, en cada señal, en cada rincón y el mayor sobre el mosaico de Miró en el que detuvo su carrera asesina la furgoneta del terrorista, el ayuntamiento de Barcelona se puso en contacto con el de París para ver qué hicieron ellos con los altares ciudadanos tras su atentado.

«Desde el comisionado de memoria histórica, documentación, archiveros, lo han fotografiado todo, todo está documentado y no se perderá nada. Esta noche se ha recogido todo con mucho cuidado, pieza por pieza. Los textos se guardarán todos, lo que no se malogra se guardará en el Museo de Historia de la Ciudad, que lo tratará para ver cómo se puede exhibir en público, y lo que es reciclable se reciclará, y con las flores haremos compostaje», ha explicado Colau.