0

El portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, ha dejado claro este lunes que su formación no permitirá que salga adelante un pacto de gobernabilidad entre el PSOE y Ciudadanos que, para ser viable a la hora de investir a Pedro Sánchez como presidente necesitaría al menos la abstención de Podemos.

Tras entrevistarse por segunda vez con el Rey en el Palacio de la Zarzuela dentro de la segunda ronda de consultas del Monarca para buscar candidato a la Presidencia del Gobierno, Domènech ha enfriado las posibilidades de que los socialistas puedan cerrar un acuerdo con éxito con el partido encabezado por Albert Rivera.

Como argumento para su «no», ha esgrimido las posiciones «antitéticas» que Ciudadanos mantiene respecto a Podemos y sus confluencias, entre las que ha citado desde una nueva reforma laboral hasta la modificación legal del agravante por violencia de género; «Estamos no lejos, sino en otra dimensión», ha subrayado.

Además de aventurar su rechazo a una investidura de Sánchez en un Gobierno respaldado por Ciudadanos, ha reiterado que su formación se opone a la llamada «gran coalición» entre PP, PSOE y Ciudadanos.

Felipe VI concluirá mañana martes su segunda ronda de contactos políticos y a su juicio, tiene un papel «difícil» si propone un candidato a la Presidencia del Gobierno asumirá «un riesgo», ya que los grandes líderes han acudido a su entender a estas conversaciones «sin los deberes hechos».

Domènech opina que el secretario general socialista, Pedro Sánchez, se mostrará mañana dispuesto a que el Rey le proponga como candidato, movimiento que a su entender es también «muy arriesgado» porque asumiría esa candidatura sin haber negociado antes su investidura con las fuerzas políticas que podrían prestarle apoyo.

Tras reunirse durante algo más de 50 minutos con el Rey en su despacho del Palacio da la Zarzuela, el dirigente de la confluencia catalana de Podemos ha comparecido ante la prensa en el Congreso.

Allí ha reprochado al líder del PSOE que no se haya sentado ya a negociar, pese a que desde el 22 de enero tiene una oferta del líder de Podemos, Pablo Iglesias, que le allanaría el camino para su investidura dentro de un pacto que comportaría la incorporación de este partido a un hipotético Gobierno de Sánchez.

«Yo, que soy republicano, creo que al Rey se debe ir con los deberes hechos, con un trabajo previo, y no esperar a que le indique que tiene vía libre para hacer su trabajo», ha señalado al respecto.

Domènech ha hecho saber al jefe del Estado su oposición a la «gran coalición» y le ha comunicado que la opción de un Gobierno del PSOE sustentado por Podemos, nacionalistas y fuerzas de izquierda constituiría la mejor opción, pese a que inicialmente parezca «un camino complejo», ya que es el que a su entender permitiría resolver los grandes problemas de España.

«Es el gran reto que tiene este país encima de la mesa», ha aseverado, porque aunque ha reconocido que la «gran coalición» garantizaría de entrada la gobernabilidad, las tensiones en su seno no permitirían que avanzara y además no resolvería los problemas para los que En Comú Podem hace sus aportaciones.

Si finalmente el Monarca encarga a Sánchez la tarea de someterse a la investidura, Xavier Domènech sugiere que lo más factible es que entonces el presidente del Congreso, Patxi López, le dé un margen hasta la fecha del debate de investidura, para el que no hay plazo, a fin de que pueda negociar los respaldos necesarios.

A lo largo de su comparecencia, ha reiterado que Podemos y sus confluencias todavía ni siquiera se han sentado a hablar con el PSOE, y ha asegurado que él, como historiador, ha visto «pocas situaciones» en las que los dirigentes políticos afronten «tan poco» los «grandes retos del país» y se pierdan en «puras aritméticas» o a encargar informes jurídicos; «me parece vergonzoso», ha concluido.