Rajoy carga contra Sánchez por decir que no es «decente». | Youtube

79

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha acusado este lunes a Pedro Sánchez de «ruin, mezquino, miserable y deleznable» por la afirmación del líder del PSOE de que él no es honesto por los casos de corrupción que han afectado al PP. Rajoy y Sánchez se ha enzarzado por la corrupción en el debate cara a cara, celebrado este lunes y moderado por el presidente de la Academia de la Televisión, Manuel Campo Vidal, en el que, ante esa afirmación del secretario general del PSOE, el presidente del Gobierno le ha espetado: «Hasta ahí hemos llegado».

Ha sido el secretario general del PSOE el que ha iniciado este rifirrafe al considerar que cuando Rajoy envió un SMS al extesorero del PP Luis Bárcenas pidiéndole que fuera fuerte, debería haber dimitido y no debería ser ahora de nuevo candidato a la Presidencia del Gobierno.

«Usted nombró a Bárcenas gerente, le ascendió a tesorero y luego a senador. Cuando perdió las elecciones en 2004, usted se fue de vacaciones pagadas por parte de la empresa de Correa, el líder de la Gurtel, y usted ha permitido que la señora Cospedal mintiera en la cara de todos los españoles diciendo que iba a hacer un despido en diferido de Luis Bárcenas», ha señalado Sánchez.

También le ha responsabilizado de haber destruido «a martillazos» el ordenador del extesorero ante el requerimiento de los jueces y le ha reprochado que dijera que, tras las primeras informaciones sobre Bárcenas, él dijera que todo era falso.

«Usted tenía que haber dimitido entonces, hace dos años. Ahora se presenta para ser presidente otros cuatro años y yo le digo lo siguiente: los españoles van a elegir libremente, pero le advierto que, si sigue siendo presidente, el coste para nuestra democracia y para la institución que quiere representar, es enorme», ha subrayado. Y ha proseguido: «El presidente del Gobierno, señor Rajoy, tiene que ser una persona decente, y usted no lo es».

Ante esa acusación, Rajoy, visiblemente enfadado, es cuando ha dicho: «hasta ahí hemos llegado». Tras precisar que si creía que tenía que haber dimitido, lo que tenía que haber hecho el PSOE es presentar una moción de censura, ha explicado que es lo que él habría hecho. «Yo soy un político honrado, como mínimo tan honrado como usted. He sido concejal, presidente de Diputación, vicepresidente de la Xunta, cinco veces ministro, vicepresidente y presidente del Gobierno, y jamás me ha citado nadie en ningún juzgado ni jamás nadie le ha acusado de apropiarse de nada», ha señalado.

Ha añadido que no se dedica a la política por dinero y ha aconsejado a Sánchez que, «como va a perder las elecciones», no olvide que quizás pueda recuperarse de eso, pero nunca se va a recuperar de su afirmación «ruin, mezquina y miserable» que ha hecho este lunes respecto a su honestidad y decencia.

Tras invitarle a que si tiene algo contra él le lleve al juzgado, ha insistido en que no va a aceptarle lecciones de honradez y le ha precisado que no iba a hablarle de los Eres en Andalucía porque él no quería «emponzoñar» el debate.

«Usted no es un político decente», le ha vuelto a acusar Sánchez, quien ha reiterado que la diferencia entre él y el jefe del Gobierno es muy grande porque él se considera «un político limpio».

Bloque económico en el inicio del debate

Durante el inicio del debate Mariano Rajoy, ha acusado al aspirante a La Moncloa, Pedro Sánchez, de pintar una España «tenebrosa» para ocultar la herencia que dejó el Gobierno socialista. Por su parte, Sánchez ha atacado a su contrincante con los casos de corrupción que han afectado al PP, y Rajoy ha rehusado contestar.

Durante el 'cara a cara' que protagonizan en la Academia de la Televisión, Rajoy ha comenzado dejando claro que el PP va a seguir dando la batalla contra el paro, ha presumido de que en 2014 y en el 2015 se han logrado crear un millón de puestos de trabajo y se ha mostrado «seguro» de que en los próximos cuatro años su política económica conseguirá crear otros dos millones de empleos para «dar seguridad a las personas, garantizar un buen sistema de pensiones y unos buenos servicios públicos».

En su primer turno del bloque económico del debate, el líder socialista ha acusado a Rajoy de «mentir» a los españoles diciendo hace cuatro años que no subiría los impuestos y que no tocaría la sanidad, la educación y la dependencia y, a renglón seguido, le ha sacado el 'caso Bárcenas' y, en concreto, el 'Luis, sé fuerte» que el presidente del Gobierno le envió a través de un sms y que posteriormente comentó que «todo era falso salvo alguna cosa». Siete minutos ha tardado el líder socialista en echarle en cara al presidente los casos de corrupción que afectan al PP.

El «soldado» Rato

Sánchez ha reprochado a su rival las «demoledoras» consecuencias de la reforma laboral promovida por el Gobierno del PP y ha censurado que en estos cuatro años se haya dedicado a subir los impuestos a la clase trabajadora mientras «amnistiaba» al expresidente de Bankia Rodrigo Rato.

Frente a esto, el candidato 'popular' ha recordado en qué condiciones cogió las riendas del país tras las elecciones de 2011, con una España «al borde del rescate», para hacer hincapié en que ahora ya nadie habla de la quiebra de nuestro país que, según ha apuntado, es el que más crece de la Unión Europea, por encima de Reino Unido, Italia, Alemania y Francia.

En este punto, ha destacado lo que, a su juicio, es el dato más significativo: «Cuando llegué al Gobierno 1.500 españoles perdían al día su trabajo y ahora 1.400 españoles encuentran empleo», lo que, ha señalado, contrasta con los 3,4 millones de parados que dejó el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Por ello ha subrayado que ahora se puede dar «marcha atrás» y volver a las políticas económicas que aplicó el PSOE.

«Usted ha recortado todo menos la corrupción en su partido», ha afirmado rotundo Sánchez en su réplica volviendo a hacer alusión al «rescate financiero» a Bankia y afeando al presidente que fuera el que pusiera en su día al «soldado» Rodrigo Rato al frente de la citada entidad.

Noticias relacionadas

¿Milagro económico?

Sánchez ha relacionado «el supuesto milagro económico» del que, en su opinión, se jacta Rajoy con ese rescate de Bankia que, según ha recordado, al contrario de lo que prometió el presidente, sí que han acabado pagando los españoles.

El jefe del Ejecutivo no ha respondido a los ataques de Sánchez, limitándose a decir que había dicho «muchas cosas y poco sensatas» que no podía compartir, pero sí le ha recordado que él fue miembro de la Asamblea de Bankia «y nunca dijo ni una sola palabra de la gestión de Caja Madrid.»

Tras dejar claro que el Gobierno nacionalizó algunas cajas de ahorros para no dejarlos quebrar», Rajoy ha criticado a Sánchez que tenga una visión «tan negativa» del país. Es más, le ha recriminado que pinte una España «tenebrosa» con el único objetivo de «olvidar» la gestión del PSOE y los avances de los últimos tiempos.

El líder socialista ha apuntado que el jefe del Ejecutivo no tiene motivos para la «autocomplacencia», le ha criticado que se apropie de «méritos» que no son suyos y le ha acusado de haber dado «la espalda a los españoles» durante sus cuatro años en Moncloa y, lo que es peor, no haber rendido cuentas ante ellos. «Los españoles le conocen como el del plasma», ha comentado.

A vueltas con el rescate

Durante su 'cara a cara' los líderes de los dos partidario mayoritarios se han enzarzado sobre si hubo o no rescate a España. Sánchez le ha preguntado directamente si lo hubo porque, según ha recordado, primero dijo que no, y un año después su ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo que sí.

Ante este interrogante, el presidente ha negado la mayor y ha presumido de no haber hecho caso a las «presiones». «Si lo hubiéramos hecho, nos habría ocurrido como a otros países», ha dicho. «No hubo ningún rescate», ha insistido Rajoy, quien ha destacado que el Gobierno pidió 40.000 millones de euros a la Comisión Europea que España tendrá que devolver en diez años. De hecho, ha destacado que el país ya ha comenzado a hacerlo.

«Usted presume del rescate al sector bancario como si fuese una victoria», ha apuntado Sánchez, afeando a Rajoy que en su día asegurara que el rescate no iba a costar a los españoles ni un céntimo «y ya llevemos gastado 25.000 millones de euros». «Eso no es verdad. *Quién le ha dado los datos?», ha respondido Rajoy.

Catalunya

Rajoy, ha reprochado a Pedro Sánchez, que no ofrezca «soluciones» para el desafío soberanista catalán ni concrete su propuesta de reforma de la Constitución y se limite a emitir «eslóganes» electorales.

El asunto de Catalunya ha ocupado un pequeño espacio del tercer bloque del 'cara a cara' en el que se enfrentan este lunes los candidatos de PP y PSOE. Ha sido el último asunto abordado en el apartado de 'Reformas institucionales', después del agrio desencuentro entre ambos candidatos con motivo del debate sobre corrupción.

De hecho, han llegado a este asunto tras un primer intento fallido del moderador, Manuel Campo Vidal, de cortar la disputa entre Sánchez y Rajoy sobre corrupción para hablar de Catalunya. «El señor Sánchez prefiere hablar de otras cosas», ha dicho el presidente del Gobierno, a lo que el líder del PSOE ha respondido recordando que la corrupción es el segundo asunto que más preocupa a los españoles, según las encuestas del CIS.

Cuando finalmente han abordado el desafío independentista de Catalunya, Pedro Sánchez ha sostenido que, a su juicio, la solución no pasa «ni por el inmovilismo ni por el rupturismo» y ha insistido en su propuesta de reforma de la Constitución.

«Debería plantearse por qué el PSOE ha perdido tantos votos en Catalunyaa», ha respondido Rajoy aludiendo a la caída en las urnas del PSC. «Es el viejo truco de siempre. Ni Rajoy ni Mas, reforma constitucional... Como tantas veces, Sánchez es eslógan», ha insistido.

Constitución

Pese a esto, Pedro Sánchez ha reiterado la necesidad de «recuperar consensos rotos» y, aunque ha reconocido que la Constitución de 1978 ha sido «la mejor de la historia de España», ha sostenido que ahora debe ser reformada para convertirla en una Carta Magna «del siglo XXI». «Entiendo que a usted esto le suene a chino porque a lo mejor es un político del siglo pasado», ha atacado entonces a Rajoy.

El candidato 'popular' ha respondido entonces aceptando que no sabe de qué siglo es pero ha recordado que Pedro Sánchez «no ha sido ni siquiera concejal» durante su trayectoria política. Entonces, ha reivindicado a España «como una gran nación» y ha lamentado que el candidato socialista «esté todo el día diciendo lo mal que está todo».

«Hemos tenido problemas, los hemos superado. Somos un gran país y a veces atacamos a nuestro propio país», ha censurado aludiendo a datos como el sistema del bienestar, las infraestructuras ferroviarias, la cifra de turistas o las empresas españolas que trabajan en el exterior.

Encuesta

1350 votos

0%
0%
0%