1

Los productores de frutas y hortalizas han pedido que la ayuda de 125 millones anunciada por Bruselas para la retirada de verduras y frutas por el veto ruso se dedique además de a la alimentación humana a otros destinos, como la transformación, igual que se ha hecho con el melocotón y la nectarina.

Así lo aseguraron ayer a los medios representantes de las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, Cooperativas Agro-alimentarias y la Federación de Asociaciones de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex), tras una reunión de seguimiento de la situación provocada por el veto ruso con el secretario de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas.

El presidente de Frutas y Hortalizas de Cooperativas Agro-alimentarias, Cirilo Hernández, valoró el trabajo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), pero ha opinado que Bruselas está tomando decisiones «tardías», por lo que su efecto será «prácticamente nulo».

Ha indicado que desde Cooperativas seguirán exigiendo que la Comisión Europea (CE) habilite el presupuesto adecuado para evitar que el veto ruso repercuta en los productores.

Hernández ha demandado que la lista de productos hortícolas beneficiados por las medidas se amplíe, porque la repercusión del embargo ruso no afecta sólo «a uno, dos o tres productos».

El presidente de Asaja, Pedro Barato, ha planteado que esta ayuda de 125 millones (el segundo reglamento anunciado por la CE para hacer frente al veto) debe equipararse y «completar» el primer reglamento.

Es decir, a la ayuda de 29,7 millones para la retirada de melocotones y nectarinas que finalmente incluye su destino para transformación y compostaje, y no sólo para su distribución gratuita en alimentación.