El segundo encierro, con toros de Dolores Aguirre, rápido y limpio

| Pamplona |

Valorar:
preload
Imagen del segundo encierro.

Imagen del segundo encierro.

08-07-2014 | JOSEBA ETXABURU

El segundo encierro de los sanfermines, con toros de la ganadería sevillana de Dolores Aguirre, ha sido rápido y limpio.

El encierro ha durado dos minutos y medio, igual que el de ayer, con una manada que ha ido encabezada siempre por los toros de lidia y con los cabestros por detrás.

La gran velocidad de los toros sevillanos ha provocado que las reses arrollaran a varios corredores a lo largo del recorrido, aunque el encierro ha sido limpio.

Contusiones

Tres corredores han necesitado ser trasladados al hospital una vez finalizado el encierro, ambos con contusiones, según el primer parte médico facilitado por los servicios de urgencias. Uno de ellos, un joven de 23 años natural de Nottingham (Reino Unido), ha sido trasladado al hospital en estado grave con una contusión torácica.

A las ocho de la mañana, la manada ha salido de los corrales de Santo Domingo, en la que ha sido la decimoquinta visita de esta ganadería a los encierros de Pamplona, y lo ha hecho de manera compacta, pero ya con los toros situados a la cabeza.

Agrupados, han recorrido a gran velocidad la cuesta de Santo Domingo, donde los huecos han permitido a los mozos lucirse en sus carreras.

En la plaza del ayuntamiento y la calle de Mercaderes la manada ha ido encabezada por cinco toros que, sin fijarse en los mozos, han seguido su camino para lucimiento de estos.

En la curva de la Estafeta uno ha resbalado y ha caído, y con él se han chocado otros dos morlacos, lo que ha hecho que el grupo se separa y uno de ellos quedara unos metros más atrás.

Esta distancia ha dado de nuevo juego a los corredores, algunos de los cuales han sido arrollados y volteados por los de Dolores Aguirre, dada la gran velocidad con que han hecho toda la carrera.

Ya en la curva de Telefónica, la manada se ha estirado y se han sucedido nuevas caídas hasta que los toros han hecho la entrada en el callejón de la plaza de manera escalonada, aunque se han dirigido a chiqueros sin que los pastores hayan tenido que intervenir.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.