La ministra Ana Pastor, visiblemente emocionada. | J.J. GUILLÉN/EFE

6

La ministra de Fomento, Ana Pastor, anunció ayer una batería de propuestas para mejorar la seguridad del sistema ferroviario español tras el accidente de Santiago de Compostela, entre las que figuran una revisión de las velocidades o la instalación de comunicaciones ‘manos libres’ en las cabinas.

«Todo en este momento está sometido a revisión y todo está sometido a propuestas de mejora», subrayó la ministra durante su comparecencia ante la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, para añadir que la inspección se realiza «palmo a palmo, metro a metro».

Pastor explicó que el 25 de julio, un día después del siniestro, pidió a su departamento una «auditoría» sobre la seguridad y la adecuación a la regulación de la totalidad de la red ferroviaria española, cuya primera conclusión fue la elaboración de una «revisión general» de los cuadros de velocidades.

Fomento «está llevando a cabo una revisión general» de las velocidades, así como de los «protocolos y sistemas», en toda la red ferroviaria con el objetivo de ir tomando las decisiones que puedan mejorar su seguridad.

Mientras se desarrollan los trabajos tanto judicial como de la Comisión de Investigación, para los que Pastor ha pedido «dar tiempo», Fomento ha elaborado una serie de propuestas de mejora.

Ente ellas, establece la posibilidad de instalar «un sistema integrado y único de comunicación» a través de ‘manos libres’ en cabina para evitar distracciones, revisar los requisitos de acceso para ser maquinista o reforzar sus reconocimientos médicos y psicológicos.

En relación con la seguridad, propone mejorar la señalización de las vías –tanto con carteles como con balizas–, profundizar en el desarrollo de un sistema satelital de avisos y del Asfa digital y analizar las transiciones entre este último y el ERTMS.

También prevé actualizar el reglamento de circulación y aprobar un real decreto de asistencia integral a las víctimas de accidentes ferroviarios, que incorporará un plan nacional e implicará la participación del Congreso en la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios.

Además, pretende incrementar el control de las cajas negras, mejorar la protección de los equipajes en los vagones, informatizar los controles de acceso, identificar mejor a los pasajeros y asignar un billete gratuito a los menores de cuatro años.

Pastor insistió en la necesidad de «que se sepa toda la verdad» sobre el accidente y en utilizar esta auditoría para implementar las medidas que sean necesarias con el objetivo de que «no se vuelva a producir un suceso como este».