0
EFE/EUROPA PRESS-BILBAO El histórico dirigente de Herri Batasuna Tasio Erkizia aseguró ayer en una rueda de prensa en Bilbao que «en absoluto» la izquierda abertzale «irá a la clandestinidad» por la detención de sus portavoces y dirigentes.

Erkizia, cuya vivienda fue registrada la pasada madrugada dentro de la operación en la que fueron detenidas ocho personas por intentar reconstruir la dirección de Batasuna, afirmó que la respuesta de la izquierda abertzale a estas detenciones será «a más represión, más trabajo político».

El ex dirigente de HB dijo que estas detenciones demuestran el carácter «fascista y totalitario» del Estado español por perseguir «con saña los proyectos políticos».

«Indica el miedo escénico del Partido Socialista a confrontar su proyecto político con el de la izquierda abertzale, el Estado español utiliza tanto la fuerza por la falta de razones», añadió.

Silencio de Ibarretxe
Erkizia criticó el «silencio» del lehendakari Juan José Ibarretxe ante estas detenciones y la «actuación con ligereza» del presidente del PNV, Íñigo Urkullu, al tratarlas «como un tema de campaña electoral».

Según su análisis, el objetivo de esta operación, «planificada por el Ministerio de Interior», es «cerrar el ciclo» a una «segunda transición». «Quieren ahogar la voz» de «miles de ciudadanos» vascos que piden una «solución política» que reconozca los siete territorios de Euskal Herria y el derecho a decidir, aseveró.

Erkizia hizo un llamamiento a «unir fuerzas» para «no perder esta oportunidad histórica para Euskal Herria» y para exigir que D3M-Demokrazia 3 Milloi concurra a las próximas elecciones vascas y poder así «llenar las urnas con votos independentistas y de cambio social».

Por su parte, el consejero de Justicia, Empleo y Seguridad Social del Gobierno vasco, Joseba Azkarraga, consideró ayer «una barbaridad» las detenciones realizadas y censuró que «lo que está pasando es una especie de programa de carácter mediático donde el artista invitado es el señor Garzón».