La Ertzaintza descubre el taller donde ETA preparaba los coches bomba

Los integrantes del «comando Buruntza» escondían 25 kilos de explosivos y matrículas falsas

Valorar:
preload
El arsenal intervenido por la Ertzaintza al «comando Buruntza».

El arsenal intervenido por la Ertzaintza al «comando Buruntza».

EFE-SAN SEBASTIÀN
Según fuentes de la investigación, en este local también fueron encontradas varias placas de matrícula falsas, así como huellas recientes de un vehículo. Se sospecha, por estos indicios, que los terroristas estarían preparando un coche bomba que sacaron de la bajera precipitadamente, antes de darse a la fuga, mientras se desarrollaba la operación contra el comando «Buruntza», que se saldó el miércoles con la detención de ocho personas por su presunta relación con ETA.

En esta misma actuación policial, desarrollada en Zizurkil, Lasarte y Zaldibia, fueron intervenidos 160 kilos de explosivos y numerosas armas y se localizó un coche bomba dispuesto para ser utilizado inminentemente, así como un centro de elaboración de material electrónico. Fuentes de la investigación precisaron que la Ertzaintza busca aún a un presunto colaborador del comando que se encuentra huido y que estaría presuntamente relacionado con una de las personas detenidas, la también presunta colaboradora Oskarbi Jauregi, de 25 años, detenida en Zaldibia.

Sin embargo, el departamento vasco de Interior no confirmó este extremo y se limitó a afirmar que la policía autonómica detuvo a todas las personas que tenía planificado arrestar en esta operación, aunque por la marcha de las pesquisas no se descarta que se puedan dar derivaciones que lleven a detenciones futuras. El arsenal intervenido al comando «Buruntza», parte del cual fue expuesto ayer por la Ertzaintza en su comisaría de Oiartzun (Guipúzcoa), constaba de 160 kilos de dinamita «Titadine», varias lanzaderas y granadas tipo «Mecar», un lanzagranadas portátil, tres subfusiles «Matt», dos fusiles «Cetme» de asalto, una escopeta con los cañones recortados y cuatro pistolas «Sig Sauer» y «HS».

También intervino a los terroristas varias cajas de cartuchos y munición, dos ollas, placas de matrícula vírgenes y material para rotularlas, detonadores, temporizadores, cordón detonante, radio mandos, componentes electrónicos complejos, mascaras de gas, numerosos teléfonos móviles y casi un millón y medio de pesetas en metálico. Entre los objetos ocupados a este comando había asimismo diversa documentación falsa como varios DNI, carnés de conducir, del PP y de UGT y tres placas falsas del Cuerpo Nacional de Policía, además de algunos recipientes de plástico y un telescopio.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.