Las hipotecas se han encarecido mucho en las Islas. | Gemma Andreu

Los ciudadanos de Baleares con hipotecas a tipo variable que la tengan que revisar con el Euribor de septiembre pagarán de media unos 300 euros más mensuales, ya que el citado indicador ha cerrado en el 2,233 %. Se trata de una subida récord, que ha provocado que los préstamos hipotecarios hayan sufrido el mayor encarecimiento de su historia. Sin lugar a dudas, se trata de un auténtico mazazo para los hipotecados afectados, que tendrán que abonar unos 3.600 euros más al año.

Este cálculo ha sido realizado por Pau A. Monserrat, miembro del CES, profesor de la UIB y economista de FuturFinances.com, en base a un simulador del Banco de España, en el que ha tomado como referencia la hipoteca media de las Islas, cuyo capital es de 241.754 euros a pagar en 25 años.

¿Por qué los baleares pagan más por sus hipotecas?

Cabe destacar que a los ciudadanos de las Islas se le encarecerán más sus préstamos hipotecarios que a los del conjunto del Estado. De media, los españoles hipotecados a tipo variable abonarán 183 euros más cada mensualidad, 120 euros menos que los baleares. En el conjunto del año, esto se traduce en que un hipotecado del Archipiélago gastará 1.440 euros más de media en su vivienda que el conjunto de los españoles. Se trata de otro dato más que pone de manifiesto que el nivel de vida en las Islas es bastante más elevado.

Noticias relacionadas

Monserrat ha explicado que los baleares pagan más de media porque el capital prestado es mucho más alto que en la media Estado, lo que se refleja en que las cuotas son más costosas. «Hay un coste de insularidad por la inflación de los precios inmobiliarios, esa es la razón por la que pagamos más», ha manifestado. Este es uno de los factores por los que los baleares son los que más tiempo tardan en pagar su hogar, sumado a que tienen los quintos salarios medios más bajos del Estado.

¿Quiénes deben cambiar a una hipoteca a tipo fijo?

Ante la subida tan importante que están experimentando las hipotecas muchos ciudadanos se están planteando cambiar su préstamo de tipo variable a fijo con la finalidad de dejar de verse afectados por las subidas previstas del principal indicador al que están referencias las hipotecas. Por citar un ejemplo, Monserrat ha señalado que «Bankinter ve ahora el Euribor de finales de 2023 al 3 %; ha hecho un cambio de previsión muy al alza. Yo diría que lo vamos a ver al 3 % ó más. Para 2004, el citado banco lo ha previsto al 2,10 %. Las expectativas son contener la inflación en dos año al 2 %- 3 % y que el Banco Centra Europeo (BCE) pueda dejar de subir los tipos de interés y el Euribor se relaje».

Preguntado por los casos en los que se debe modificar la hipoteca, el economista de FuturFinances.com ha precisado que no se pueden hacer recomendaciones generales ya que lo mejor es tener los datos concretos de cada caso, con todas sus cláusulas y bonificaciones. Sí ha recomendado comparar los tipos nominales de la hipoteca variable y de la fija, sin tener en cuenta ninguna bonificación con coste. Además, ha destacado que es fundamental analizar el perfil del hipotecado: su sueldo, si tienen disciplina de ahorrar o no, etc. «Lo que está claro es que pasarse de variable a fijo no se debe hacer por miedo. La gente lo está haciendo ahora y creo que ya llegan tarde. Eso se debería haber hecho antes de empezar esta subida en vertical del Euribor; en marzo o en abril de este año se podrían haber conseguido hipotecas muy competitivas. Ahora hay que ver».

Aumentará la morosidad

Monserrat tiene claro que con estas subidas del Euribor se incrementará la morosidad, ya que hay que sumarle el encarecimiento del resto de productos cotidianos: la energía, la cesta de la compra, etc. «Desgraciadamente a la gente le va a costar hacer frente a todos los gastos, aunque la hipoteca es de los último que se deja de pagar, pero va a haber un repunte de morosidad». En su opinión, «la intensidad es lo que hay que ver». No obstante, ha precisado que «más del 50 % de las hipotecas que se han dado desde el ejercicio 2016, cuando el Euribor empezó a estar en negativo, han sido a tipo fijo, por lo que a estas personas no les vendrá una posible morosidad por el aumento de cuotas hipotecarias sino del resto de gastos». En este sentido, ha apuntado que la diferencia con la crisis del año 2008 es que hay muchas hipotecas a tipo fijo porque «los bancos intentaron tener más rentabilidad cuando el Euribor estaba en negativo».