Por el carril de la izquierda no podrán circular vehículos con un solo ocupante. La vía estará señalizada con pintura en el asfalto y únicamente será en dirección a Palma. En el tramo de la imagen, se podrá salir del carril para coger la salida de Manacor. | M. À. Cañellas

87

El Consell de Mallorca prevé habilitar en otoño el primer carril para buses y Vehículos de Alta Ocupación (conocido como bus-VAO) de Baleares, que se ubicará entre la salida del aeropuerto y el Palacio de Congresos, en dirección a Palma. Para ir a Son Sant Joan no habrá ninguna restricción. Como excepción, se podrá salir del carril para incorporarse a la vía de cintura hacia la rotonda de Can Blau. Asimismo, en los últimos 350 metros antes de llegar al Palacio de Congresos, solamente podrán circular autobuses.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha validado el proyecto, según la resolución publicada el lunes en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El Departament de Mobilitat del Consell anunció en abril que lo habilitaría antes o después del verano, en función de cuándo respondiera la DGT. Finalmente, se hará entre septiembre y diciembre. El organismo estatal considera «oportuna» la implantación del carril reservado «por razones de seguridad y fluidez de la circulación». En la resolución también se indica que la falta de movilidad en este tramo tiene «una importancia tanto funcional en los accesos por carretera a Palma, como socioeconómicas y medioambientales». Por ello, la DGT cree que es una medida que reducirá los atascos, lo que favorecerá la seguridad vial en la zona definida.

El tramo especial tendrá una extensión de 4,24 kilómetros y transcurrirá por el carril izquierdo más pegado a la mediana. El uso de la nueva vía, que se señalizará con pintura en el asfalto, estará vetado a los conductores que vayan solos y a los que conduzcan vehículos que pesen más de 3.500 kilos, tal y como establece la normativa estatal que regula estos carriles. De esta manera, solo podrán usar el futuro carril vehículos con dos o más ocupantes o que dispongan de una señalización de discapacidad V-15; autobuses privados y públicos; taxis y vehículos compartidos; motos de dos y tres ruedas y transportes de emergencias y seguridad, como camiones de bomberos y ambulancias. El objetivo de la medida es incentivar que la gente vaya acompañada en coche para reducir el número de vehículos que circulan por la autopista. Esto, además, busca disminuir la contaminación y los accidentes, según el Consell.

El conseller insular de Mobilitat, Iván Sevillano, explicó en abril que escogieron este tramo de la autopista porque circulan muchos autobuses de la EMT y del TIB, además de haber mucho tránsito. Estimó que el 66 % de los vehículos que pasan por este tramo son conductores que van solos. Si se redujera su número en un 20 %, el carril sería un éxito, según apuntó Sevillano.