Una imagen de él en un viaje a Argentina para entrevistar a descendientes. | R.L.

0

El proyecto audiovisual Casa Balear recoge muchas vivencias, contadas en primera persona, de los baleares que partieron de las Islas el siglo pasado y que todavía sus descendientes no han olvidado la cultura y la lengua de esta Comunitat. Detrás de esta idea está Ferran Vallès que, aparte de educador social, es conocido por el programa de radio De tot color, en IB3, que hablaba sobre la emigración de baleares por el mundo. Sin embargo, este nuevo proyecto que presenta tiene otro formato y es más personal. El objetivo no es otro que «hacer un reconocimiento a los miles de baleares que en su día tuvieron que dejar esta tierra», cuenta Vallès.

La idea que plantea es utilizar la plataforma Youtube y la web Casa Balear para compartir regularmente entrevistas hechas in situ con los entrevistado. Para ello, cuenta con un equipo multidisciplinar en algunos territorios que visita. «Esta idea es un camino que nunca se va a terminar para mí. Empezó como un hobby, terminó como un proyecto profesional para otros medios y ahora ya tiene entidad propia e independiente», destaca. Ferran Vallès señala que «hay miles de descendientes por el mundo, pero principalmente están localizados en América Latina, en países como Argentina, Uruguay, Perú, Puerto Rico o Cuba».

Entrevistas

Vallès lleva años viajando a los países latinos. Es una cultura con la que dice sentirse «muy identificado». Tanto, que asegura que «tengo antecedentes personales de inmigrantes baleares en América Latina. Un tío abuelo se exilió en Mar de Plata (Argentina), y por ejemplo mi abuelo nació en la Córdoba de Argentina». Las primeras entrevistas que hizo fueron en 2001, precisamente a su tío abuelo. Desde ahí, ha ido sumando a su listado un sinfín de isleños que han mantenido las raíces baleares en su nuevo país de acogida. Es algo que, precisamente, le llamó la atención a Ferran:«Son los hijos y nietos de estos emigrantes los que están realmente más activos con la cultura balear y la lengua. Esto no te lo esperas, porque no es tan fácil mantener esta lengua, sobre todo en los más adultos. Ellos han creado una identidad propia, pero en el fondo nunca han dejado de ser mallorquines». En los vídeos que edita y produce, Ferran mostrará la auténtica radiografía de estos emigrantes o hijos de emigrantes en menos de siete minutos y cuáles fueron sus motivos por los que un día tuvieron que dejar sa Roqueta. «Hay que entender que, aunque los baleares somos receptores de inmigración, históricamente hemos sido también inmigrantes porque íbamos a buscar trabajo. Los argentinos y uruguayos se autodefinen ‘hijos de los barcos’, de los isleños que desembarcaban en sus costas. Y viceversa», informa.

Mallorca

Una cosa curiosa, y que contarán algunos entrevistados, es la relación de los municipios baleares con América Latina y otras partes del mundo. «En Argelia hay mucho menorquín, por ejemplo. En Francia encontramos familias de Sant Elm y Sóller. En Cuba, hay mucha influencia de la población de Andratx. Es decir, a cada lugar del mundo iban personas del mismo pueblo. Los de Valldemossa se localizan en Uruguay y sabemos que hay presencia de felanitxers en Buenos Aires».