En sus palabras la presidenta de Baleares ha destacado el trabajo y la importancia del movimiento asociativo de las personas mayores y el desarrollo de actividades. | Govern de les Illes Balears

1

La presidenta de Baleares, Francina Armengol, ha pedido este viernes en Lluc a las personas mayores que lleven una vida «activa y saludable», que participen en el mundo asociativo y que «hablen» y ejerciten la memoria. Armengol ha celebrado el progresivo aumento de la esperanza de vida en Baleares, que en 2020 fue la segunda región europea con mayor esperanza de vida con un promedio de 83,9 años, tan solo superada por la isla francesa de Córcega con 84 años, según datos de la Unión Europea (UE).

La presidenta ha asistido este viernes a la ofrenda floral a la Mare de Déu de Lluc organizada por la Federació d'Associacions de Gent Gran de la Part Forana de Mallorca. En el transcurso de esta celebración han actuado los blavets de Lluc y el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, ha oficiado una misa. En sus palabras a los asistentes, Armengol ha destacado el trabajo y la importancia del movimiento asociativo de las personas mayores y el desarrollo de actividades. Este movimiento, ha dicho, facilita el acompañamiento de las personas mayores y que no estén solas.

«Es un trabajo impagable para las administraciones públicas, muchas gracias», ha declarado la mandataria balear. Además, la presidenta ha comentado que, por experiencia próxima, sabe lo «difícil» que es estar en una junta directiva de una asociación y «empujar a todos» a realizar actividades: «Gracias a vosotros hay muchas personas mayores que no están solas», ha remarcado. Armengol se ha referido a estos dos años de pandemia que ha llevado el «miedo» a toda la sociedad, de manera especial a los mayores, y que ha supuesto la muerte de muchas personas.

Las representantes del ejecutivo balear con el obispo. Foto: CAIB.

Tras superar esta crisis sanitaria, es momento de «alegría, a pesar de los padecimientos vividos». «Las personas mayores han dado una lección a toda la sociedad» con su respeto y el cumplimiento de las normas sanitaria, ha sostenido la presidenta, que les ha mostrado por ello su «agradecimiento infinito». Tras los «golpes difíciles» de la vida, es «hora de celebrarlo» y «pasarlo bien» con actos como el celebrado en el Santuari Lluc y su entorno, un «lugar de alegría, paz, felicidad y tranquilidad» para todos los mallorquines.

A este acto también han asistido la consellera de Salut y Consum, Patricia Gómez; el alcalde de Escorca, Antoni Solivellas; el presidente de la federación de asociaciones de la tercera edad en la Part Forana, Joan Bibiloni; el conselller ejecutivo de Presidència y Drets Socials del Consell de Mallorca, Javier de Juan, y el prior del Santuari de Lluc, Mariano Gastalver.