Imagen de archivo de la UCI de Son Espases. | T. Ayuga

11

El hospital de Son Espases ha activado una nueva fase de su plan de contingencia por la elevada hospitalización de COVID-19 en esta sexta ola de la pandemia. En concreto, ha habilitado ocho camas de UCI por si son necesarias y ha contratado a 16 enfermeras y a 12 auxiliares. Fuentes del citado centro hospitalario han precisado que no se trata de la primera ampliación que se realiza y han recordado que se hace siempre que resulta necesario. De hecho, en estos momentos ya se están empleando 20 camas dispuestas en otros espacios.

Cabe precisar que el hospital de Son Espases cuenta con 44 camas de UCI en circunstancias habituales, de las que actualmente 35 están ocupadas por enfermos con coronavirus; en las ocho restantes hay pacientes con otras patologías. Desde el centro hospitalario han precisado que si es necesario estos ocho pacientes serán trasladados a los nuevos espacios disponibles y estas camas se destinarán a a pacientes con COVID-19. Además, han detallado que en estos momentos ya hay 20 camas dispuestas es estos espacios, destinadas a enfermos con otras patologías.

Noticias relacionadas

Las citadas fuentes han querido lanzar un mensaje de tranquilidad y han asegurado que tienen capacidad suficiente para dar respuesta a la demanda. Esto es posible gracias a que se cuenta con un plan de contingencia en el que se establece cómo se debe proceder en caso de habilitar nuevos espacios y contratar a más personal. «Hay una buena planificación», han reiterado. En este punto, han argumentado que se trata del hospital de referencia de Baleares, que tiene que dar cobertura a otros centros públicos y privados, incluso de otras Islas.

Aunque la incidencia acumulada a 14 días lleva varias jornadas bajando y la incidencia acumulada a 7 días indica que las infecciones seguirán a la baja, los ingresos hospitalarios tardan más en reducirse. Así, primero lo hacen los contagios, luego los ingresos en planta, posteriormente los de de UCI y, por último, las muertes. Por este motivo, Son Espases se ha preparado para un posible incremento de la presión asistencial.

Actualmente, el 50 por ciento de los pacientes con COVID-19 que se encuentran ingresados en la UCI de Son Espases no están vacunados. Por ello, desde las autoridades sanitarias hacen un llamamiento a los ciudadanos para que se inoculen. El 83,89 por ciento de la población diana tiene la pauta completa de vacunación, una cifra muy inferior a la media nacional, que según el Ministerio de Sanidad es del 90,7 por ciento. Los expertos aseguran que la vacuna contra la COVID-19 impide que la enfermedad se contraiga de forma más grave. El subdirector de Atenció Hospitalària del IB-Salut, Paco Albertí, ha precisado que los ciudadanos con edades comprendidas entre los 60 y los 70 años que no están inoculados tienen 20 veces más riesgo de terminar en una UCI.