En los últimos doce meses, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) 447.362 residentes de las Islas han realizado alguna compra a través de los canales de comercialización ‘online’. Los productos más demandados son de la industria de la moda, eléctricos, tecnológicos y de alimentación, que van creciendo. | Jaume Morey

13

La Asociación de Empresas Distribuidoras de Alimentos, Bebidas y Productos de Limpieza y las patronales del comercio Afedeco y Pimeco afirman que la implantación de las grandes multinacionales de venta online, como Amazon, así como la consolidación del comercio electrónico provocará la destrucción de 27.000 empleos en el sector del comercio de las Islas. El Govern, a través de la Direcció General de Comerç, anuncia que se va a vigilar de cerca el transporte y distribución de mercancías procedentes de las grandes multinacionales.

El director general de Comerç, Miquel Piñol, puntualiza: «Ya en su día criticamos a Amazon porque quiere instalarse en la Isla (polígono de Son Morro) y se trata de un centro comercial que no cumple los límites que tienen en estos momentos las grandes superficies y el gran comercio en Balears». El presidente de los distribuidores, Bartomeu Servera, es el más contundente a la hora de valorar el impacto: «La implantación de plataformas como Amazon en Mallorca va a acabar con todo el comercio de la Isla y 27.000 puestos de trabajo, lo cual es terrible para la economía balear porque este tipo de plataformas no pagan impuestos municipales ni autonómicos y destroza al pequeño y mediano comercio, así como a las grandes superficies que operan en las Islas».

Noticias relacionadas

Toni Fuster, presidente de Pimeco, considera que el gran comercio online, «no nos beneficia, menos aún a los comercios de los sectores tecnológicos o de la juguetería. Simplemente exigimos que los que vengan cumplan la normativa vigente y paguen impuestos locales». Fuster añade que su patronal ha apostado por la aplicación de internet ‘Pecolo’ para así competir con Amazon. «Tenemos en estos momentos más de 60 empresas en lista de espera para apuntarse a ‘Pecolo’», indica.

Para el presidente de Afedeco, Antoni Gayà, «el impacto negativo de estas multinacionales, entre otros, es que no pagan impuestos y se cargan el proyecto de economía circular que quiere impulsar el Govern». Pide además que «jueguen con las mismas reglas y paguen los impuestos que les corresponden, porque lo único que hacen es crear empleo precario y su modelo de negocio beneficia solo a unos pocos». Las patronales piden al Govern que intervenga para poner orden en un sector liberalizado, pero que en las Islas «está sujeto a una normativa estricta, al mismo tiempo que echa por tierra toda la estrategia de economía circular por la que abogan ahora las instituciones».

El presidente de la Cámara de Comercio de Mallorca, Antoni Mercant, exige al Ejecutivo autonómico «más inspecciones de trabajo, que intente dar transparencia a un tipo de negocio muy opaco y que se exija a estas multinacionales el pago de los impuestos vigentes en Balears». Explica que el comercio de proximidad es el que sale más perjudicado. El director general Piñol afirma que «se trabajará para racionalizar el envío indiscriminado de mercancías».

Punto de vista

Baleares está en uno de los primeros puestos

Baleares, en el comparativo autonómico, se encuentra entre los primeros puestos en la proporción de población que compra vía ‘online’. El INE afirma que más del 50 % son mujeres y que aumenta entre la población mayor de 16 años.

Las claves
  1. Un comercio que viene para quedarse

    La normativa comercial y empresarial que rige en la Unión Europea no impide en absoluto    la movilidad empresarial, de ahí que Amazon o AliExpress puedan operar. Se trata de un tipo de comercio que viene para quedarse en Balears.

  2. Las ventas crecen en las Islas un 24 %

    La estadística del INE sobre el comportamiento de los ciudadanos de las Islas con el comercio electrónico es más que significativo. Desde el inicio de la pandemia ha crecido más de un 24 % y durante este año este porcentaje supera ya el 30 %.