Los migrantes descansan en literas improvisadas en la zona de aparcamiento de la comisaría de s’Escorxador.

Parte de los cerca de 200 migrantes que llegaron en patera este fin de semana a Baleares acabaron pasando el día en el párking de la comisaría de Policía de s’Escorxador. Algunos de ellos permanecieron en camastros, pero otros tuvieron que descansar en colchonetas sobre el suelo. Se trata, además, de un aparcamiento que comparte la Policía Nacional con los vecinos del inmueble, por lo que el lugar donde estaban los migrantes estaba separado del resto del párking por unas lonas.

La Policía instaló un rudimentario sistema de refrigeración, claramente insuficiente en plena ola de calor en las Islas, con temperaturas que rozaron los 40 grados. El resultado es que los niveles de CO2 estaban    muy por encima de lo que se aconseja.

Las distintas comisarías de Baleares tienen espacio para unos 40 detenidos, por lo que quedan completamente desbordas cuando se produce un récord de llegada de pateras, como la del pasado fin de semana.

Noticias relacionadas

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, dijo el pasado lunes en una entrevista que las infraestructuras de Baleares eran las «precisas» para acoger a los migrantes, pero las fotografías muestran con claridad la realidad    que viven los recién llegados en pateras. La respuesta del ministro provocó la indignación de los sindicatos policiales, que enviaron un comunicado conjunto muy crítico.

Migrantes en Baleares: de la patera al aparcamiento de la Policía

Las imágenes forman parte de un informe que prepara la oposición para denunciar las carencias de las instalaciones. ElPP ya ha pedido la comparecencia de Grande-Marlaska y del ministro de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

La consellera de Afers Socials, Fina Santiago, afirmó que el tiempo de espera desde que salen de las dependencias policiales hasta que son trasladados a la Península no supera las 48 horas. De los migrantes identificados el fin de semana «prácticamente se han ido todos», dijo.

La salida de aire del párking es insuficiente para ventilar el recinto y los niveles de CO2 están disparados.

Una vez que la Policía Nacional procede a su detención, se les identifica y se les hace entrega de un NIE provisional. Luego, la Conselleria de Salut realiza las pruebas PCR. Son trasladados a las 46 plazas que gestiona Creu Roja hasta que se autoriza el vuelo a la    Península. «Si superan la cifra, se buscan lugares alternativos para que no se queden en la calle», manifestó.