Agentes de la Policía controlan una zona de Ibiza durante el toque de queda. | Marcelo Sastre

52

Restauración CAEB Mallorca y UGT reclaman la implantación del toque de queda en Baleares entre las 2 y las 6 de la madrugada. El presidente de la citada patronal, Alfonso Robledo, ha explicado que el objetivo es evitar que los clientes de bares y restaurantes se vayan a hacer botellón cuando cierren estos establecimientos a las 2 de la madrugada.

Robledo ha argumentado que el toque de queda es la única manera de conseguirlo. No obstante, insiste en que en ningún caso puede ser antes de las 2:00 horas, ya que causaría un año importantísimo al sector de la restauración que «ha demostrado que no es el culpable de los contagios de COVID-19». A su modo de ver es justo lo contrario, ya que argumenta que los ciudadanos están mucho más controlados y cumplen las normas en los bares y restaurantes.

Además, pone de ejemplo que otras comunidades autónomas, como Cataluña y la Comunidad Valenciana, ya lo han implantado con la finalidad de frenar la explosión de casos positivos de coronavirus.

Sin embargo, el presidente de Restauración CAEB Mallorca rechaza la implantación de otras restricciones como la limitación del número de personas en las reuniones sociales, la obligatoriedad de la mascarilla en exteriores o la exigencia de tener la pauta de vacunación completa para entrar en los establecimientos.

A su modo de ver, con el toque de queda entre las 2 y las 6 de la madrugada es suficiente, ya que entiende que en este periodo de tiempo es cuando se producen más contagios de COVID-19. También reclama acelerar la vacunación, especialmente entre los jóvenes.

Noticias relacionadas

El secretario general de UGT, Lorenzo Navarro, explica que el debate el toque de queda se ha abierto en el seno del sindicato y considera que sería una buena medida aplicarlo entre las 2 y las 6 de la madrugada para evitar los botellones, que es dónde el virus se transmite con más facilidad.

Navarro destaca que el objetivo es salvar la temporada turística y evitar que suceda como el verano pasado.

Por su parte, es partidario de continuar con la desescalada iniciada en Baleares y argumenta que ahora no se tienen que tener en cuanta tanto los contagios, como la presión asistencial y la vacunación.

Continuar con la desescalada

Robledo es partidario de continuar con la desescalada y permitir más actividad en el ocio nocturno, puesto que reitera que es mucho más fácil hacer que los ciudadanos cumplan con las medidas sanitarias. «Siempre hemos sido partidario de que el ocio nocturno tiene que estar porque el cliente está más controlado en un establecimiento que en la calle». En este punto, destaca que se gastan importantes cantidades de dinero para ello.

Restaurantes, Bares y Cafeterías Mallorca, rechaza el toque de queda

Restaurantes, Bares y Cafeterías Mallorca (RBC Mallorca) rechaza el toque de queda, como reclama Restauración CAEB Mallorca. Esta patronal, integrada en PIMEM, sí coincide con la de CAEB en el rechazo a la implantación de nuevas restricciones en el sector de la restauración. «Es imperativo que la restauración pueda abrir con aforo de licencia ya. Restricciones generales, que obliguen a tomar medidas que afecten a toda la población por igual, o a comercios o negocios de forma unilateral, y sin datos objetivos, no. Restricciones de cualquier otro tipo deberían estar muy bien justificadas, además de muy específicamente delimitadas en cuanto a zona geográfica y colectivos. No se pueden aplicar medidas generales e indiscriminadas», sostienen.

La postura de CCOO

El secretario general de CCOO en Baleares, José Luis Garcia, considera que primero se tienen que analizar bien los datos para saber qué medidas son las más adecuadas. A su entender, sólo el toque de queda no es efectivo. En este sentido, ha puntualizado que la situación ha cambiado respecto al pasado invierno, ya que prácticamente la mitad de la población está vacunada.