Aeropuerto. La llegada de pasajeros al aeropuerto aumenta de una semana otra, pero no todos los que vienen se alojan en hoteles. Esto explica que el incremento en el tráfico aéreo no tenga una correspondencia directa con la ocupación hotelera. | P. Pellicer

24

La evolución de los mercados emisores europeos en la última quincena de junio es lo que ha provocado que los hoteleros de Mallorca hayan apostado por reabrir sus establecimientos de una forma generalizada, que en estos momentos suma el 82,89 % de toda la oferta. Sin embargo, el número de camas operativas no se corresponde con la llegada de turistas, lo cual ha provocado en las últimas semanas que los hoteleros hayan entrado en una guerra de precios para conseguir incrementar sus niveles de ocupación.

Las zonas más afectadas por esta guerra de precios entre hoteleros mallorquines son Alcúdia-Can Picafort, la Platja de Muro y Cala Millor. Pequeñas y medianas cadenas indican que los descuentos «llegan hasta el 40 % para quitarse clientes unos a otros en el momento de la reserva, lo que afecta a la rentabilidad y a la imagen del destino».

La apertura de 70 hoteles en la última semana ha agudizado aún más esta situación: «No hay tanto turista para tanta oferta de camas hoteleras, porque las previsiones no se están cumpliendo y ahora entramos en una coyuntura marcada por una absoluta incertidumbre por los vaivenes que hay en todos los mercados emisores».

Descuentos

Noticias relacionadas

Hoteleros de las zonas más afectadas coinciden en señalar que la apertura de establecimientos con más de 250 habitaciones «ha distorsionado los niveles de ocupación en los pequeños y medianos hoteles, ya que los que han abierto rompen el mercado bajando los precios porque registran ocupaciones medias de entre el 15 y 30 por ciento».

Las cadenas, ante esta situación y al ver que las ocupaciones en algunos hoteles que se ven perjudicados por estas rebajas «nos estamos planteando el cierre de parte de nuestra oferta porque no podemos mantenerla con ocupaciones tan bajas y optaremos por reagrupar nuestros clientes en los hoteles con más ocupación».

Las ofertas se realizan a través de los portales online al margen de los touroperadores, con los que los hoteleros tienen fijados unos precios de antemano que se tienen que respetar.

Si la evolución de las reservas en el Reino Unido, Alemania, Francia y países nórdicos y centroeuropeos no se reactiva a corto plazo, las decisiones empresariales para evitar mayores pérdidas económicas se van a acelerar.

Las asociaciones hoteleras muestran su preocupación por estas prácticas comerciales a la baja, principalmente porque atraen un tipo de turismo que no beneficia a la imagen de la Isla.