Consubal también denunció que se solicite la condición de residente antes de la fase final de compra del billete. | Arguiñe Escandón

38

El Ministerio de Consumo asegura que la petición de identificación de la condición de residente en la compra de billetes aéreos antes de la fase final, así como el aumento de precios de los billetes no es de su competencia. Responde así a la denuncia presentada por la asociación de consumidores de Balears Consubal sobre ambas cuestiones, que presentó un escrito ante el Ministerio que dirige Alberto Garzón.

Sobre la identificación como residente de los ciudadanos de Balears, en el momento de la finalización de la compra, el Ministerio sostiene que dicha obligación «no se encuentra regulada en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias». Respecto a los precios de los billetes aéreos, la carta de respuesta indica: «con independencia de nuestra preocupación de su repercusión en los consumidores, no están sujetos al control de las Administraciones Públicas de Consumo».

El portavoz de Consubal, Alfonso Rodríguez, lamentó que Consumo «se lave las manos» ante lo que la entidad considera una «vulneración de los derechos de los consumidores». Reconoció que si bien pueda no tener competencias en algunos aspectos, «su deber era remitir la denuncia al organismo competente, que es lo que han hecho otras instituciones a las que remitimos la denuncia», indicó Rodríguez. De todos modos, insistió en que cree que «sí se vulneran derechos de los consumidores».

Consubal también presentó la denuncia ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) contra las compañías aéreas que operan en las rutas entre la Península y Balears, «por subir los precios de forma desorbitada y aprovecharse en beneficio propio del descuento de residente».