Locales nocturnos cerrados en Menorca por la pandemia. | Gemma Andreu

5

El Govern espera que el ocio nocturno pueda reabrir este verano y ya trabaja con el sector para establecer el marco de desescalada. El conseller de Model Econòmic ha anunciado que este lunes ha habido una reunión con representantes de esta actividad para preparar cómo se permitirá la apertura. La reuniones se prolongarán durante toda esta semana para trabajar además en la prueba piloto que se hará el 25 de junio en el concierto de Sidonie, donde no será necesario estar sentado y los asistentes podrán estar de pie, aunque deberán llevar mascarilla.

«Hay que dotarnos de un marco para ir abriendo los sectores cerrados y daremos pasos para que haya una apertura este verano con todas las actividades económicas», ha insistido Negueruela. «Estamos en posición de hacer una desescalada en los próximos meses», ha añadido.

Con respecto a la posibilidad de que en la apertura de este sector se permita la entrada a personas ya vacunadas, el conseller ha destacado que todos los ciudadanos deben poder tener los mismo derechos de acceso, estén vacunados o no, «aunque otra cosa es ver qué requisitos se imponen para el acceso». Ha añadido que la ampliación de la vacunación a franjas de edad progresivamente más jóvenes permitirá avanzar en esta «apertura segura» del ocio.

Botellones

Negueruela se ha referido también a los multitudinarios botellones que se han producido estos días tras el levantamiento del toque de queda y ha insistido en pedir «responsabilidad» a la población. Ha destacado que los ayuntamientos están haciendo esfuerzos para controlar esta actividad no permitida. «Confiamos en la responsabilidad de la gente y estamos trabajando con todos los sectores para que se cumplan las medidas», ha dicho el conseller.

Noticias relacionadas

Desde que el Tribunal Supremo sentenció que el toque de queda en Baleares era ilegal por desproporcionado, el jueves de la semana pasada, se han producido numerosos botellones que en algunos casos han acabado en incidentes, como el que tuvo lugar la noche del sábado en la Platja de Palma, donde la Policía se vio incluso obligada a cargar para disolver a los miles de jóvenes concentrados en primera línea de playa y en la conocida como 'calle del Jamón'.

Los empresarios de restauración han pedido a las administraciones que eviten esta actividad que puede tener consecuencias nefastas para un sector que ha hecho enormes sacrificios, según Restauración-CAEB. Los empresarios lamentan también la imagen que se proyecta de las islas por culpa de estas actividades ilegales.