Los controles sanitarios para evitar la entrada de turistas sin PCR van a ser muy estrictos, de ahí que habrá colas durante toda la temporada de verano. | José Sevilla

16

La previsión de tráfico en el aeropuerto de Palma está superando todas las previsiones, tanto es así que Son Sant Joan registrará en junio el 70 % del movimiento de aviones de junio de 2019. La demanda de los mercados centroeuropeos, países nórdicos, Benelux, Francia y, especialmente, de Alemania, según fuentes aeroportuarias y de las aerolíneas extranjeras, explican esta evolución positiva.

El porcentaje del 70 % se puede incrementar si Londres aprueba el próximo día 7 de junio, tal y como está previsto, situar a Balears en la lista verde para que los británicos puedan viajar al extranjero. Esta circunstancia provocará una avalancha de turistas procedentes del Reino Unido a la Isla.

El aeropuerto tuvo en junio de 2019 un movimiento de 3,8 millones de pasajeros y 26.379 movimientos de aviones. Esto da una idea del volumen de tráfico que puede haber este año.

El incremento de pasajeros previsto en Son Sant Joan aumentará la presión en los controles sanitarios COVID, que en los últimos fines de semana ha provocado colas y quejas.

El Ministerio de Sanidad tiene contemplado un expediente de control sanitario en los aeropuertos internacionales, mediante el cual está contemplado se aumentarán los efectivos de Sanidad Exterior en función del incremento del tráfico. Esta circunstancia ya se está produciendo y tanto AENA como Sanidad Exterior estudian reforzar los controles COVID para agilizar los trámites en los puntos de inspección.

Desde AENA apuntan que para ser un destino seguro «hay que seguir en la misma línea de trabajo, por lo que las colas serán algo común este verano en Palma, como así sucede ya en los principales aeropuertos europeos».

Las mismas fuentes indican que cuando esté en vigor el certificado verde digital «también se producirán colas porque se tendrá que controlar también si el certificado es correcto o no».

Destino seguro

El director general de Ports i Aeroports, Xavier Ramis, a su llegada de Fitur, ya pudo comprobar las colas en los puntos de control de PCR y test de antígenos. Consciente del problema de saturación que se genera, el Govern, con Salut y Sanidad Exterior, reconoció que los protocolos cambian de una semana a otra y esto «provoca ciertas distorsiones que tienen que ser entendidas por todos, ya que el objetivo es ser un destino seguro de cara a la temporada de verano».

Touroperadores, la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca y aerolíneas han presionado al Govern y a Sanidad Exterior para que todos los viajeros internacionales lleguen a la Isla con una prueba PCR negativa. Las administraciones han actuado en consecuencia y Palma, en este sentido, supera a Barajas en todo lo concerniente a controles «porque todos queremos que sea un aeropuerto seguro, de ahí que los ciudadanos tienen que asumir las colas por los controles de seguridad», apuntan desde AENA.

Este último fin de semana de mayo, desde este viernes a este domingo, Son Sant Joan tendrá un movimiento de más de 60.000 pasajeros procedentes de países europeos. Esta cifra aumentará de forma progresiva a lo largo de junio.

La evolución del tráfico aéreo y de movimiento de pasajeros es lo que ha provocado que la planta hotelera abierta en estos momentos en Mallorca sea de 312 hoteles, el 37,5 % del total de establecimientos asociados a la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM).

Desde la patronal hotelera añaden que «gran parte de la oferta de alojamiento está pendiente de la decisión que adopte el Reino Unido, lo que provocará un incremento exponencial de la actividad».

La previsión es que a finales de junio estén abiertos en Mallorca más de 600 hoteles, de un total de 1.100, lo que supondrá que esté operativa más del 60 % de la oferta.