La vicepresidenta Nadia Calviño. | Efe

13

Ya hay fecha confirmada: será el próximo día 29 de marzo. Ese día pasará por Mallorca la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, y mantendrá una serie de reuniones, no sólo con la presidenta Armengol y el conseller de Model Econòmic y portavoz, Iago Negueruela.

La agenda de la ministra Calviño se está cerrando, pero incluye reuniones con representantes de las organizaciones económicas y del sector turístico, que llevan tiempo reclamando ayudas directas al mundo empresarial, muy perjudicado por las restricciones de la pandemia.

La visita coincidirá –según se ha precisado no es algo premeditado sino casualidad– con una tímida suavización de las restricciones que aprobará el Govern pasado mañana: ya habrá actividad limitada en el interior de los bares, también abrirán más tiempo los centros comerciales y se irán sucediendo anuncios sobre el reinicio de la actividad turística, bajo mínimos, coincidiendo con la Semana Santa.

Sobre la mesa está la concreción de las ayudas del Gobierno estatal. Calviño forma parte del ala más liberal del Ejecutivo de Madrid, la que sintoniza mejor con el mundo empresarial.

Reproches en el pleno

Las críticas a la gestión del Govern durante la crisis, marcaron ayer buena parte de la sesión de preguntas al Ejecutivo con la que se inician los plenos del Parlament. Armengol admitió en respuesta a Patricia Guasp (Cs) «las cifras duras» del paro en las Islas, pero negó que haya «un colapso social».

Previamente, la portavoz ‘naranja’ había reprochado a la presidenta «las malas decisiones políticas con los autónomos y las pymes abandonadas». Y le lanzó un reto: «Pida a Sánchez un plan urgente de rescate con ayudas directas al tejido productivo de manera inmediata con rebajas de las cargas fiscales».

Desde el Govern nadie confirmó si cuando Nadie Calviño pase por las Islas traerá en cartera la respuesta a esas reclamaciones.