Notificación por correo. El SATSE asegura que el llamamiento del IB-Salut a las enfermeras no ha pasado por ninguna mesa de negociación, ni se les ha comunicado por lo que desconocen las condiciones exactas. Los que quieran deben notificarlo por ‘email’. | M. À. Cañellas

51

«El IB-Salut, debido a la grave crisis sanitaria por COVID-19 en Ibiza y los últimos datos reportados, ofrece una movilidad voluntaria al colectivo de enfermería en activo del resto de islas para garantizar la cobertura de los centros sanitarios de Ibiza». Éste es el mensaje que encabeza una petición de auxilio para la Pitiusa mayor donde la curva de la pandemia avanza en vertical y hay muchas bajas entre el personal para atender el nivel de casos de COVID-19.

A cambio de la movilidad voluntaria por periodos de siete días IB-Salut ofrece alojamiento gratuito en un hotel de cuatro estrellas con pensión completa, gastos de viaje, un complemento de jornada de 12 horas y 170 euros brutos como plus de productividad variable.

El Sindicato de Enfermería define la petición con un refrán: «desvestimos un santo para vestir a otro». El secretario general del SATSE, Jorge Tera, recuerda que «en Son Llàtzer o Son Espases llevan meses haciendo un esfuerzo brutal, doblando turnos y con los permisos suspendidos sin tener ningún tipo de primas».

Noticias relacionadas

Tera achaca la medida a una «nefasta política de recursos humanos» en la gerencia de Ibiza donde asegura que ha habido una fuga de profesionales después de que, lejos de fidelizar, se ofrecieran contratos de tres meses. «Ahora toca parchear porque muchas enfermeras se han ido a otros hospitales porque tienen mejores condiciones». El secretario general del Sindicato de Enfermería advierte de que el personal en Eivissa está «extenuado» y añade que si la situación es grave, «va a ir a peor».

Y así lo secundan los datos que baraja el Servei d’Epidemiologia. Mientras que Mallorca es la única isla con una tendencia a la baja desde hace ya cinco días y una incidencia acumulada por 100.000 habitantes a 14 días de 522 casos, en Ibiza van ya por los 1.838 y la previsión es llegar a 2.000.

La situación global del Archipiélago con este indicador es de 710 casos de incidencia pero entre el martes y el jueves se percibieron cambios. De ahí que el portavoz del comité autonómico de enfermedades infecciosas, el doctor Javier Arranz, compareciera de nuevo esta semana ante los medios para explicarlo: «El pico de la tercera ola en Mallorca fue el 31 de diciembre; Menorca asciende pero está a punto de llegar a su máximo, Ibiza sigue subiendo aunque menos que antes y, de seguir así, esperamos llegar al tope en los próximos días y en Formentera hay pocos casos pero la escasa población influye en la tasa», resumió.

Aun así, a corto plazo, no se prevé modificar ninguna de las actuales restricciones, tampoco en Mallorca a pesar de la mejoría porque las cifras siguen siendo altas. «Salut trabaja de forma estrecha con el Ministerio para ver qué hacer en el caso de Eivissa».