Como anunció el departamento de Mobilitat a finales de noviembre, la limitación de velocidad entrará en vigor a partir del 1 de febrero. | M. À. Cañellas

116

Operarios del Consell de Mallorca empezaron a instalar este miércoles las nuevas señales que limitarán a 80 kilómetros por hora la velocidad máxima en la vía de cintura. Las señales se instalaron en las salidas de la carretera de Valldemossa, la de Puigpunyent (polígono de Can Valero), sa Vileta, Son Rapinya y Son Dureta. Está previsto completar la instalación dentro de los próximos días.

Como anunció el departamento de Mobilitat a finales de noviembre, la limitación de velocidad entrará en vigor a partir del 1 de febrero. El principal objetivo de la medida es reducir las emisiones de gases contaminantes, que suponen una amenaza para la salud y contribuyen al calentamiento global, pero también reducir los índices de ruido y la siniestralidad.

Se trata de una medida impulsada por la izquierda que la derecha ha puesto en entredicho, cuanto menos en parte. El PP, por ejemplo, pidió al gobierno que valorara la posibilidad de limitar la velocidad solo los tramos con un mayor índice de vehículos y no en todo el recorrido de la vía. Esta misma semana, los ‘populares’ se han quejado de que todavía no se haya convocado la comisión de movilidad, tal y como se había comprometido Iván Sevillano.