El ministro de Sanidad, Salvador Illa durante un Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, celebrado de manera telemática. | Efe

55

La consellera de Salut, Patricia Gómez, exigirá este miércoles por la tarde al ministro de Sanidad, Salvador Illa, que evite más retrasos en las llegada de vacunas contra la COVID-19 a Baleares. La titular de Salut planteará esta reivindicación en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en el que participan todas las comunidades autónomas.

Gómez ha asegurado que es «inadmisible» que se haya producido un nuevo retraso en la llegada de las vacunas contra la COVID-19. «Necesitamos que lleguen las dosis cada semana y con puntualidad», ha reiterado.

En principio se anunció que cada lunes llegarían las 6.420 dosis, posteriormente se aplazó al martes, después al miércoles y ahora la previsión es que puedan llegar este próximo jueves.

Noticias relacionadas

En esta ocasión el retraso está motivado por la borrasca Filomena. La vacuna se tiene que trasladar en aviones con características especiales y entre los que han despegado hasta ahora de Barajas con destino a las Islas no había ninguno que cumpliese esos requisitos.

Los retrasos en la llegada de la vacuna a Baleares ha sido continúa, aunque ninguna tan prolongada como esta última. En previsión a que esto sucediese, desde la Conselleria de Salut se decidió reservar la segunda dosis de la vacuna para los usuarios de las residencias de la tercera edad. Esto ha permitido que esté garantizada la administración de la segunda dosis, que comenzará este domingo. Además, se han enviado algunas dosis a Menorca para garantizar que puedan seguir con su calendario de vacunación.

Además, este miércoles se ha podido comenzar la vacunación de los sanitarios de la primera línea.«Si todo va bien, el mes que viene podremos tener vacunados a todos los profesionales sanitarios de primera línea», ha manifestado. A partir de ahora no está previsto reservar la segunda dosis, pero sí tener un stock de 4.000-5.000 dosis por si se vuelven a producir nuevos retrasos.

La insularidad complica aún más el traslado de las vacunas, que de por sí ya es complicado, pero Baleares exigirá esta tarde que se pongan todos los medios posibles para poder vacunar al mayor número de personas posible. Esto es clave para el inicio de la temporada turística.