Un aula vacía el pasado mayo. | Efe

26

Algunos centros educativos de las Islas están pidiendo a las familias estos días que sus hijos e hijas se lleven a casa los libros y el material escolar que tienen en el aula el próximo día 22, con motivo del inicio de las vacaciones de Navidad, ante la posibilidad de que el regreso a las clases se retrase por la situación sanitaria ocasionada por la COVID-19. El calendario escolar establece que las clases se deberán reanudar el próximo 8 de enero, si bien hay colegios que lo harán el lunes 11 al haber elegido el 8 como festivo.

Desde la Conselleria d’Educació del Govern se asegura que en estos momentos «no se plantea ningún cambio» en relación a la fecha de regreso a las aulas tras las Navidades.

Fuentes de Educació insisten en que «por ahora los colegios están llevando bien la situación sanitaria y a no ser que hubiera a lo largo de las fiestas una indicación o recomendación por parte de la Conselleria de Salut para que se pospusiera el regreso a las aulas de los escolares lo cierto es que en estos momentos no se está hablando para nada de ello por parte de los responsables políticos».

Pero desde la Conselleria también se admite que «es verdad que hay centros que están realizando esta recomendación o petición a las familias» por precaución. «Nos han llegado informaciones al respecto, pero por ahora no se puede decir nada más».

Rumores

Lo cierto es que hay mucha rumorología y cierta preocupación entre los padres y madres de los alumnos por lo que puede ocurrir en las próximas semanas, por si sigue empeorando la situación sanitaria y cómo puede afectar al desarrollo del curso escolar.

Este curso está siendo complicado para docentes y escolares, pero desde que comenzaron las clases en septiembre se ha logrado mantener cierto control sobre los contagios y no ha sido preciso interrumpir todas las clases presenciales, como se hizo en marzo con motivo del estado de alarma.