Son Espases es el hospital de referencia de las Islas y sus cifras son una muestra palpable de la tendencia en la natalidad de Baleares. | Archivo UH

14

En marzo se declaró el estado de alarma y se confinó la población y se prevé que los bebés concebidos durante el encierro nacerán a principios de año. Según Octavi Córdoba, el jefe de Ginecología de Son Espases, «el número de embarazos ha aumentado durante estos meses. Si el año pasado hacíamos en estas fechas cada semana entre 130 y 140 ecografías de 12 semanas, ahora estamos en unas 160».

Son Espases es el hospital de referencia de las Islas y sus cifras son una muestra palpable de la tendencia en la natalidad de Baleares. Córdoba achaca este aumento de embarazadas en el hospital a «un alza de la natalidad, es cierto. También es posible que haya menos gente en la sanidad privada que se desvía hacia la pública. Además, se está incrementando la complejidad de los embarazos, que acaban derivados a Son Espases».

El jefe del departamento del hospital público señala que «nos ha sorprendido para bien que en nuestro centro haya aumentado. Probablemente haya una disminución progresiva de aquí a un año, pero no será por el coronavirus sino por la crisis económica. Una pareja de treinta y tantos no tiene tanto miedo a la COVID pero sí a cómo va a tirar adelante con su familia».

Todo indica que, por tanto, los factores socioeconómicos tendrán un papel determinante en las futuras tasas de natalidad en las Islas.

Sanidad privada

Por otro lado, la sanidad privada tampoco percibe una caída de la natalidad. Según señalan fuentes de Quirón Salud en Mallorca, «no hay absolutamente ninguna diferencia de un año para otro. Los datos son prácticamente iguales a los del 2019 y en años ambos rondan los 1.000 embarazos».

En el mismo sentido se expresa Javier Marqueta, director del centro IVI de Mallorca, especializado en reproducción asistida. «Es posible que haya un repunte de bebés por el confinamiento, debido a ese apagón de dos meses que pudieron llevar a errores o despistes en el anticonceptivo».

En cuanto a los tratamientos de fertilidad, «estamos un poco por encima de los números de 2019. Sí que hemos tenido una bajada del 30 por ciento de tratamientos en las pacientes internacionales, porque no han podido viajar hasta Mallorca para llevar a cabo el tratamiento médico. España destaca por las favorables condiciones económicas y de calidad de los tratamientos», señala Marqueta, lo que atrae a pacientes de otros países.

Crisis de fertilidad

Marqueta advierte que tarde o temprano «habrá una crisis de natalidad en el caso de aquellas mujeres que decidan retrasar la maternidad dos años. Si ahora son fértiles, pueden tener problemas si esperan demasiado». Marqueta advierte que «la fertilidad se reduce un 10 por ciento a partir de los 38 años si tiene una buena reserva ovárica». Retrasar esta decisión puede suponer un problema dos años más tarde.

Al igual que el jefe de Ginecología de Son Espases, Marqueta advierte que «el miedo y la inseguridad supondrá más adelante una bajada de los nacimientos». Este pequeño ‘boom’ de natalidad del confinamiento se confirmará en los paritorios en 2021.

España, por su parte, es, en la actualidad, uno de los países con una de las tasas de natalidad más bajas de la Unión Europea.