La presidenta Francina Armengol, en el Parlament. | Pere Bota

158

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha anunciado este martes en su discurso del Debate de Política General una reducción de las reuniones familiares y sociales a un máximo de seis personas. La medida afecta a Mallorca e Ibiza y se aplica, ha dicho, para reducir los niveles de afectación por la COVID-19. Desde Salut han avanzado que «previsiblemente» entrarán en vigor este sábado.

La situación de Baleares «no es buena, aunque aparezcamos entre las tres primeras comunidades autónomas menos afectadas» por la pandemia en esta segunda oleada, ha valorado.

Armengol ha advertido que si, pese a esta medida, no se logra reducir la incidencia de la COVID-19, «si la curva no baja, valoraremos tomar más medidas».

La presidenta del Govern ha reconocido que la sociedad balear ha hecho «un esfuerzo inmenso, ejemplar y descriptivo», pero ha considerado, en base a las recomendaciones de los expertos, que hay que «hacer un esfuerzo mayor». En este punto, ha recordado que además de mantener las normativas actuales, se aplicarán limitaciones de los encuentros sociales y familiares, que pasarán de estar limitadas a 10 personas a ser, como máximo, de 6 personas.

En este punto, ha reconocido que esta decisión tomada por el Govern balear «es dura, nos aleja de aquellos que más amamos, pero sabemos que los contactos sociales están en el origen de muchos contagios y eso es lo que tenemos que seguir evitando».

Frenar la pandemia

Noticias relacionadas

A lo largo del discurso, Armengol ha explicado que este tipo de actuaciones restrictivas son las que han permitido, entre otras cosas, «mejorar las cifras sanitarias de manera significativa en estos dos últimos meses». Así ha detallado que desde el 29 de agosto hasta hoy, la incidencia acumulada en 14 días ha pasado de 521 en Baleares a 140».

La presidenta ha recordado otras medidas sanitarias en las que Baleares ha sido pionera y ha citado, entre otras, la obligatoriedad de la mascarilla, la prohibición del ocio nocturno, el cierre nocturno de las playas o la prohibición de fumar en la calle.

La crisis sanitaria ha copado el discurso en esta primera sesión de debate. Baleares ha conseguido bajar la curva, pero, según la presidenta, la incidencia se ha «estancado» en datos más altos que en la primera oleada. «Un repunte en una tercera ola no nos puede coger con unos niveles de afectación tan alta», ha valorado. Por eso el Govern, no duda en aplicar más medidas.

Objetivos

En esta primera sesión del Debate de Política General, Armengol ha asegurado: «Nuestro objetivo no puede ser otro que llegar a la zona de riesgo bajo. Los 140 casos por 100.000 habitantes a 14 días que tenemos ahora deben pasar a ser menos de 50; los 69,5 casos en siete días deben pasar a ser menos de 25; la tasa de positividad debe mantenerse inferior al 5%; el porcentaje de camas de hospital ocupadas por pacientes COVID-19 debe continuar para debajo del 5% de ahora, y el 14% de UCI ocupadas debe pasar a ser inferior al 10%. Este debe ser nuestro objetivo».

La presidenta cree que ante estos datos «no nos podemos quedar de brazos cruzados»