Lujo. El sector de la construcción no se ha paralizado porque el sector de alto standing no se ha visto afectado, si bien el sector ya ha detectado una disminución de petición de presupuestos respecto a años anteriores. | Antoni Pol

Comprar una vivienda a un precio asequible en las Islas es casi una utopía. El aumento de la demanda y la poca oferta disponible de los últimos años se ha traducido en un incremento constante del coste de la vivienda, que sitúa a Baleares como una de las comunidades más caras del Estado. Este problema, que afecta a la mayoría de residentes isleños, no variará por ahora. En estos momentos no se está construyendo vivienda asequible en Baleares. Así lo indicó la directora general de la Asociación de Constructores, Sandra Verger, quien detalló que el precio medio de construcción de las viviendas que se están edificando ronda los 300.000 euros. Cantidad a la que hay que sumar impuestos, precio del suelo e informes varios.

Verger dejó claro de que se trata de una media y que en el mercado de obra nueva se pueden encontrar viviendas con un precio inferior, si bien no es la tendencia. En este sentido, recordó que la demanda de viviendas de lujo no se ha alterado durante la crisis provocada por la pandemia. Sin embargo, el coronavirus sí que incidirá negativamente en el acceso a la vivienda de la mayoría de residentes. Por este motivo, consideró que hay que reaccionar «de forma urgente».

Recesión

Noticias relacionadas

Desde la patronal de la construcción recordaron que, tal y como pone de manifiesto el informe de coyuntura de CAEB, el sector no ha logrado esquivar la recesión, si bien con menor impacto que otros sectores como el turismo o el comercio. Por este motivo, se reivindican para liderar la recuperación económica de las Islas a corto plazo. «No se trata de construir por construir, sino de impulsar medidas que favorezcan al sector de la construcción y que al mismo tiempo contribuyan a paliar el problema de acceso a la vivienda que hay en Baleares», manifestó Verger, quien prevé que la actividad del sector «seguirá a la baja» en los próximos meses si no se toman medidas que lo impidan.
Agilización de trámites e incentivos a la reforma y rehabilitación del parque de viviendas es clave para el sector, que coincide con las demandas que realizan promotores inmobiliarios, arquitectos y aparejadores. En algunos casos, «no hace falta ni cambiar la ley, solo cumplir con la vigente», indicó Verger, en referencia a la tramitación de licencias de obras. La norma marca que se deben conceder en tres meses, pero la media está en 18.

«No hay que construir por construir, pero sí solucionar el problema de la vivienda»

«No hay que construir por construir», sentenció la presidenta de la Asociación de Constructores de Baleares, Sandra Verger, quien insistió en la premisa del sector de no consumir más suelo rústico y de preservar el territorio. Sin embargo, consideró que hay que buscar alternativas para que el problema de acceso a la vivienda «no vaya a más». Su propuesta pasa por la colaboración público-privada y consensuar medidas que favorezcan la reforma, la rehabilitación y las mejoras de eficiencia energética. Asimismo, modificar planes urbanísticos para adaptarlos a las necesidades actuales de la población.