Imagen de una habitación de un hotel urbano de Mallorca. | Juanjo Roig

7

El 70 % de la oferta hotelera urbana de Palma estará cerrada por vez primera hasta marzo, circunstancia que nunca había pasado y ello se debe al impacto directo de la pandemia vírica en los principales mercados emisores turísticos europeos.

El presidente de la Asociación Hotelera de la Platja de Palma y Cala Mayor, Javier Vich, afirma: «En estos momentos están abiertos 42 de los 72 hoteles urbanos, lo que representa el 60 % del total. La previsión para noviembre es muy pesimista, de ahí que estarán cerrados en torno al 70 % de la oferta hotelera urbana, cuando en un año normal solo lo hacía el 10 %. Estamos ante una situación muy compleja y con muchas incertidumbres».

Vich añade que la caída progresiva de todos los mercados emisores extranjeros «hace inviable en esta coyuntura tener abierto los hoteles. Los cierres van a ser progresivos y cada empresa tomará la decisión pertinente a tenor de cómo evolucionen los niveles de ocupación a partir de la próxima semana de septiembre».

En este sentido, la ocupación media para el próximo mes estará en torno al 20 %, aunque habrá establecimientos que puedan llegar al 50 %. «La situación se deteriora de un día para otro, de ahí que es muy difícil hacer una previsión realista porque las noticias procedentes de los mercados emisores son cada vez más negativas. Las restricciones para venir a Mallorca aumentan de una semana a otra», puntualiza Vich.

Hoteles boutique

La caída del turismo alemán y británico hace que los hoteles boutique de Palma se mantengan abiertos gracias al mercado español, francés, italiano.

La patronal hotelera de Palma ya prevé que a lo largo de la próxima semana comience un goteo continuo de cierre de hoteles «porque no hay demanda turística».