Rescate en el mar. La embarcación de la imagen fue remolcada durante el pasado fin de semana, cuando se produjo un incremento de pateras que se vincula al buen estado de la mar. | Redacción

24

Hasta 316 migrantes han llegado este año 2020 a Balears frente a los 507 del pasado año según datos de la Delegación del Gobierno en las Islas. Hasta el momento, son 26 embarcaciones frente a las 41 que engloban la totalidad de 2019.

Pendiente de los resultados de las pruebas PCR –que es la única diferencia respecto a años anteriores en el protocolo de actuación– hay dos casos positivos en Eivissa y han sido puestos en cuarentena junto a las otras 12 personas con las que compartían embarcación. El domingo fue el día con más migrantes detenidos. Hasta ese día, el récord estaba en el 29 de junio.

La Delegación del Gobierno precisa que julio y diciembre son los meses en que se produce el mayor tráfico entre el norte de África y las Islas, un lugar de paso que suele tener el punto de llegada en Francia o Bélgica.

El perfil de los últimos grupos (tanto los de Eivissa como los de Mallorca) suele ser muy similar: personas de entre 20 y 30 años, con origen en Argelia. Los días de bonanza en el mar son los más propicios para su llegada. La Delegación del Gobierno espera que el tráfico, «relevante», del fin de semana se aminore en los próximos días. De momento no se considera necesario cambiar ningún protocolo de actuación.

La situación de los migrantes que pasan a disposición judicial una vez revisado su caso, y si no tienen ningún delito pendiente, es el de «libertad pendiente de devolución a su lugar de origen». Balears no tiene, ni tendrá, ningún centro de internamiento y como los de la Península están cerrados a consecuencia de la pandemia por el coronavirus, de su traslado fuera de las Islas se encargan las ONG. Quedan a su cargo hasta que regresan a su país. Algunos partidos políticos han propuesto medidas más drásticas pero no se contemplan.

Control de las mafias

Baleares es lugar de paso de pateras ya que las embarcaciones utilizan la antigua ruta del contrabando. Este hecho se pone de manifiesto, por ejemplo, en la ausencia, tanto este año como el anterior y otros pasados, de llegada de pateras a Menorca, demasiado al norte de las Islas. En el gráfico que acompaña a esta información, las pateras localizadas en Cabrera se incluyen en los datos de Mallorca al depender del municipio de Palma. Expertos en este asunto y en labores humanitarias precisan que es habitual que el viaje se inicie en una embarcación mayor y que luego las personas migrantes pasen a las que llegan a las Islas.

Una vez rescatada e intervenida la embarcación (a la que han accedido después de pagar a las mafias locales que controlan los viajes en origen) la policía les abre un expediente de devolución y si no dan positivo (en ese caso, pasan a depender de la Conselleria de Salut) se abre el procedimiento para su traslado. Fuentes de la Delegación del Gobierno y de las ONG y entidades colaboradoras precisan que nadie suele expresar su deseo de quedarse.

La afluencia de pateras a las Islas durante este último fin de semana comenzó el sábado cuando fueron interceptadas en Formentera y ses Salines. El balance total del fin de semana ha sido de nueve embarcaciones.

Una propuesta alternativa a los CIE que cayó en saco rato en 2018

Balears barajó en 2018, a propuesta de Podemos, un sistema alternativo a los CIE, los centros de internamiento, que huyera del sistema ‘carcelario’ que los defines pero, finalmente, todo quedó en nada. Los centros de internamiento de extranjeros (CIE), que dependen del Ministerio del Interior, son centros en los que se detiene «de manera cautelar y preventiva» (según la Delegación del Gobierno en las Islas) a extranjeros que llegan a España hasta que se decide su expulsión o no. La Comunidad Autónoma tiene programas de acogida que dependen de Afers Socials.