Los restauradores advierten de la falta de demanda. | Click

29

Gran parte de la oferta de restauración de Mallorca todavía no ha abierto sus puertas, pese a que desde la fase 1 de la desescalada, que en la Isla comenzó el pasado 11 de mayo, ya podían iniciar su actividad en las terrazas. Desde ayer está permitida la ocupación de un 75 % en el exterior y de otro 75 % en el interior, algo que el sector aplaude, aunque este año en algunas zonas de Mallorca «solo abrirá entre un 20 y un 30 % de la oferta» por falta de demanda. Así lo indicó ayer el vicepresidente de la Asociación de Restauración de CAEB, Juan Miguel Ferrer.

«Faltan personas para la cantidad de negocios que existen», reconoció Ferrer, quien valoró que la presidenta Armengol tenga el control en la fase «puesto que conoce mejor la realidad económica de las Islas». Aplaudió la flexibilidad en los Expedientes de Regulación Temporales de Empleo (ERTE), aunque consideró que hacen falta nuevas medidas en este sentido. Cabe recordar que esta legislación la debe adoptar el Gobierno puesto que tiene las competencias en esta materia. Los empresarios esperan ahora poder extender los ERTE hasta final de año y bonificaciones a la Seguridad Social.

Solo abrirá un 30 % de la oferta de restauración en algunas zonas de Mallorca
Los restauradores aseguran que solo se abrirá un 30 por ciento de la oferta.

En estos momentos no ha abierto toda la oferta de restauración de la Islas y según Ferrer esta apertura toda «no se producirá». «En las zonas más privilegiadas abrirá entre un 60 y un 70 % de la oferta», manifestó, al tiempo que indicó que muchos locales permanecerán en activo «como máximo dos meses».

Respecto de los establecimientos que ya están en marcha, reconoció que el balance, en términos generales, no es bueno. «Muchos se arrepienten de haber abierto porque no les sale a cuenta», concluyó, en referencia, sobre todo, a establecimientos de zonas turísticas como Alcúdia.

Malestar con Cort

Noticias relacionadas

Por otra parte, la patronal se mostró muy crítica con la actitud y la «poca empatía» hacia su sector por parte del Ajuntament de Palma. El delegado de la asociación en el Portitxol, Jordi César, denunció la «asfixia» de los empresarios de la zona.

«No solo no nos dejan ampliar las terrazas para que podamos contar con más clientes, sino que además, nos han cortado el acceso al tráfico y mucha gente que antes venía, ante las dificultades para acceder, ahora ya ni se acerca hasta aquí», sentenció.

Elogios para Inca y Calvià, críticas para Palma

El vicepresidente de la Asociación de Restauración de CAEB elogió la actuación respecto del sector en ayuntamientos como los de Inca y Calvià y mostró su malestar con el de Palma.

«Nos han dado la espalda completamente y estamos cansados de rogar medidas para la supervivencia del sector. Solo pedimos sentido común», manifestó.