Previous Next
17

Han pasado 81 un días desde que nos recluimos en casa. Era 14 de marzo cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparecía para anunciar el inicio del estado de alarma ante la creciente amenaza de la COVID-19 y el principio de un confinamiento duro. Desconocíamos entonces el alcance que tendría el coronavirus sobre nuestro país, aunque el caso italiano nos advertía, casi a modo de 'spoiler' cinematográfico de una serie de horror que parece anunciarnos sus últimos episodios. Y así lo parece especialmente este lunes. La entrada de Mallorca en la fase 2 del plan de desescalada acaba con cualquier resquicio de confinamiento y nos devuelve a esa normalidad añorada, aunque diferente ya sobre todo para todos aquellos que se han visto afectados de manera directa en lo personal y en lo laboral por la pandemia.

La calle avanza en la recuperación de su ritmo diario, Mallorca se alivia del confinamiento, se desprende de él con baños en las playas y piscinas, con mayor flexibilidad en los paseos, con más comercios, restaurantes, bares y centros comerciales abiertos. Mallorca avanza para dejar atrás estos dos meses y medio jamás pensados, pasa de fase, pero con muestras claras de que las medidas de seguridad, distanciamiento e higiene deben seguir ante una amenaza que, como aquel 14 de marzo, sigue siendo todavía incierta, aunque la OMS cree improbable ahora una segunda ola como la vivida.

Las playas de Palma cambiaban a primera hora la bandera roja por la verde. Llegaban los primeros bañistas en este atípico aún día laborable y de estreno playero algo nuboso.

Noticias relacionadas

Los restaurantes se preparaban para servir este mediodía sus primeras mesas, con la mitad de aforo que hace unos meses, y los bares y cafeterías han abierto con mayores perspectivas al poder atender también clientes en el interior de los establecimientos. De hecho, muchos de ellos han esperado este día para poder rentabilizar la apertura de la persiana.

Los restaurantes de Mallorca abrirán al 50% desde este lunes

Este 25 de mayo es un día de muchos cambios. Se retoman muchas actividades, todas marcadas por medidas especiales, como la apertura de las piscinas con cita previa, los centros comerciales con control de aforo y muchas parejas se podrán ya dar el 'sí quiero' pospuesto acompañados de familiares y amigos.

Todo lo que podemos hacer en la fase 2

La actividad cultural logra bajarse de ese escenario virtual para volver a manifestarse en sus espacios naturales. Abren cines, teatros, museos,... con límites, pero vuelven. También vuelven las actividades deportivas.

Avanzamos, pero Mallorca tiene un gran camino por delante, un periodo de reactivación, hasta alcanzar la normalidad que deberíamos tener un 25 de mayo cualquiera. Y es que como recordaba a primera hora de la mañana la presidenta del Govern, Francina Armengol, en una entrevista de difusión nacional, Baleares es consciente de que ha perdido estos meses su principal actividad económica y casi 2.000 millones.