«En cuanto salí de casa para no volver sentí que podía respirar»

| Palma |

Valorar:
Bina espera poder ayudar a otras mujeres.

Bina espera poder ayudar a otras mujeres.

T. Ayuga

Bina (nombre ficticio) es una superviviente de la violencia machista y el mejor ejemplo de que hay salida. La suya fue el Servei d’Acolliment Municipal (SAM) a víctimas de violencia de género, al que llegó en verano del año pasado, tras cerca de cuatro años de malos tratos. Hoy no duda en animar a otras mujeres a denunciar a sus agresores cuanto antes.

Cuenta que «llegué a la Isla en 2015, dejé el trabajo en mi ciudad y vine para casarme con mi exmarido. Estábamos enamorados y era una historia de amor de verdad. Yo pensaba que iba a vivir como en mi país, tener mi trabajo y ser independiente». Recuerda que el primer año «estuvimos más o menos bien, pero de repente cambió y se volvió otra persona, se volvió agresivo y ya no podía hablar con él». Poco a poco «empezó a controlar mi pelo, mi forma de vestir, me miraba el teléfono, no podía usar las redes sociales ni tener amigas, no me dejaba trabajar y apenas salía de casa. Pero él sí hacía lo que quería y salía con amigos y con otras mujeres». Con el tiempo, ahora lo sabe, «he comprendido que así es como actúa un machista».

Las discusiones terminaban con golpes e insultos y «después siempre pedía disculpas, lloraba o me compraba un regalo y me decía que tenía problemas y que le tenía que ayudar, que no sabía cómo controlarse». Bina admite que «los golpes físicos dolían, pero las palabras, los insultos, aún eran peor, se te quedan dentro».

Explica que «una cosa que entendí más tarde con la ayuda de la psicóloga es el hecho de que cuando me pegaba y volvía a casa hacía el amor conmigo. Yo le decía que no, que necesitábamos hablar, pero él creía que volver a acostarse conmigo era lo normal y yo también llegué a creerlo. Ahora tengo claro que eso suponía una agresión sexual, aunque sea tu marido una mujer puede decir que no». Esa vida se convirtió casi en costumbre, e incluso, «una vez me llegó a decir de que yo tenía suerte de que me pegase porque eso significaba que estaba enamorado de mí».

Finalmente, a los dos años y medio llamó al servicio 24 horas del Institut Balear de la Dona. «Antes tampoco hubiera podido porque no hablaba bien la lengua, entonces me puse a estudiar para poder entender. Empecé a buscar por internet y encontré ese teléfono de atención y llamé después de una vez en que me agarró el cuello con las dos manos y me miró como un monstruo». Pero al final Bina se echó atrás, «porque estaba enamorada de él, además tenía miedo, no sabía qué hacer ni adónde ir y me daba mucha pena. Esto es lo que mata a la mujer, tener pena de estos hombres».

Siguieron los golpes y los insultos y un día supo del SAM del Ajuntament por los folletos que vio en el Centre Flassaders cuando iba a clases de catalán. «Llamé, me dieron una cita pero al final la anulé, seguía pensando más en él que en mí».

La tercera fue la vencida, en verano del año pasado llamó de nuevo y esta vez sí acudió a la cita. El detonante (llora) fue una noche en que le golpeó con fuerza y por primera vez acudió la policía a su casa. Aquí, Bina hace un inciso para recordar con tristeza que «en los cuatro años que duraron los malos tratos nunca nadie, ningún vecino, llamó a la policía cuando oían que me golpeaba o mi llanto». Por eso sabe que fue él quien llamó «porque después me dijo que me iba a echar de aquí». Esa misma noche entendió que debía pedir ayuda, «llegué a un punto en que pensé en abrir la ventana y saltar». Al día siguiente acudió al SAM, dejó su casa y denunció a su exmarido. «Necesité 4 años para tomar la decisión, pero la tomé».

Ese día ya durmió en la casa de acogida donde recuperó «el amor y la autoestima perdida». Jamás olvidará «el momento en que salí de mi casa para no volver, con lo poco que había cogido, sentí que podía respirar, el paso que estaba dando era para mí como ir la Luna». Tras dos meses en la casa de acogida le ofrecieron pasar a un piso, sigue dentro del programa, pero con más autonomía. «Ahora mismo me siento más fuerte que nunca. Trabajo, estudio catalán, hago deporte y aprovecho cada hora de cada día». No tengo miedo, pero todavía cuando voy sola por la calle miro hacia atrás». Bina no se plantea irse de Palma, «que se acostumbre a verme, no me voy a ir por él».

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

joan
Hace 10 meses

Sin opinión, me abstengo

Valoración:-4menosmas

anonimo
Hace 10 meses

El paso de querer cambiar la situación , eso debe ser dificil pero necesario ,la mujer que sufre no sabe que hacer ni a quien acudir , pero tiene que hacer algo , y salir de esa situacion. La vida es mejor apartado de una persona que es violenta .

Valoración:4menosmas

Mariana
Hace 10 meses

Bina Enhorabuena por ese coraje y por ser como es usted mas de una de las mujeres que estan en riesgo no denuncian y deberian hacerlo que se cojan del cuello ellos y se aprieten con las dos manos a ver si les gusta... Bravo por Usted Bina...

Valoración:3menosmas

Felicidad
Hace 10 meses

Enhorabuena por dar el paso, no es fácil y menos para una persona extrangera. Ahora te sientes persona, ni más ni menos, es lo mínimo que se puede exigir.

Valoración:5menosmas

Teresa
Hace 10 meses

@ k3, ¿no tiene vergüenza? ¿De verdad piensa lo que dice? Espero que esta señora encuentre lo que se merece, mucha felicidad. Suerte!

Valoración:18menosmas

@k3 (verdadero)
Hace 10 meses

Esa mujer no dice que se niegue a trabajar en ningún momento. Cometió la equivocación de formar pareja con la persona equivocada, y por lo que cuenta, ha tenido ocasión de pagar muy caro su error. Ahora lo único que pretende es recomponer su vida y agradecer la ayuda que le están brindando, lo cual demuestra que conserva su dignidad. Por mi parte , nada que objetar, le deseo lo mejor, y que su historia sirva de advertencia para otras personas. Y ahora pregunto, ¿Por qué tendría que irse? ¿Y quien diablos eres tú para echarla?

Valoración:20menosmas

Andrés de Palma
Hace 10 meses

Hola Bina. ( nombre ficticio) Te deseo lo mejor del mundo, espero que encuentres tu camino y seas muy muy feliz después de tanto sufrir. Dios te bendiga.

Valoración:32menosmas

para k3
Hace 10 meses

Lo dice abajo del todo : "Trabajo, estudio catalán, hago deporte y aprovecho cada hora de cada día"

Valoración:29menosmas

k3 ( verdadero)
Hace 10 meses

Y se plantea trabajar o no? No me extraña que no quiera irse, no. Esto es Jauja y la Tierra de Oz para algunos, por lo visto. Igual con que aprenda catalán ya será bastante.

Valoración:-38menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1