Un grupo de una quincena de activistas antidesahucio se han concentrado ante la puerta de la finca del piso alquilado sobre el que pesa una orden de desahucio de la familia de Oscar Kacper Szczesniak Kalinowski. | Pilar Pellicer

52

La cadena humana que los antidesahucio formaron frente al domicilio y la resistencia que el padre de familia opuso desde el interior del piso no lograron evitar el lanzamiento de los Szczesniak Kalinowski, que ya no residen en la calle Parc. Con la ayuda de la policía, la comisión judicial consiguió este martes finalmente (era la quinta vez que se intentaba) ejecutar la orden de desahucio.

La mañana comenzó con nervios. Hacia las 9, una veintena de agentes de la Policía Nacional se plantaron en la calle Parc para facilitar el lanzamiento. Lo primero que hicieron fue desalojar a la quincena de antidesahucios que, habiendo comunicado su concentración a Delegación del Gobierno, se dispusieron ante la entrada para entorpecer el acceso a la comisión. Usando la fuerza, los agentes retiraron a los activistas, que denunciaron que les golpearon. Al llegar la comisión, a las 11.30, la entrada ya estaba despejada. El último obstáculo estaba en el portal del piso: el padre se había atrincherado montando una barricada. La policía se tuvo que emplear más de dos horas, pero al final –con una radial, según dijo el padre– logró entrar.

No obstante, los antidesahucios consideran que el lanzamiento fue ilegal porque finalizó después de las 14 horas, cuando la jornada laboral de los funcionarios judiciales ya había acabado. Interpusieron una demanda al respeto.


Desahucio en Palma

Noticias relacionadas

La familia, unida

Cort había ofrecido al matrimonio Szczesniak Kalinowski instalarse provisionalmente –«una noche», según Stop Desnonaments– en un centro de acogida, pero la familia rechazó esta opción. Dijo que se trasladaría a una vivienda compartida que les había ofrecido un miembro de Stop Desnonaments a fin de no separarse de su hijo Oscar K., que es menor y sufre una discapacidad (se desplaza en silla de ruedas) y que, a raíz del desahucio, habría podido pasar a estar tutelado por la Administración.

Una vez fuera de la que era su casa desde 2005, los Szczesniak Kalinowski agradecieron el apoyo de los más de 50 antidesahucios que desde primera hora de la mañana se habían concentrado frente al domicilio para mostrarles su apoyo y su solidaridad. «Hemos hecho cuánto hemos podido», destacó Oscar K. Su padre añadió que «vamos a luchar con fuerza por nuestro hijo».

Concentración de Stop Desahucios ante los juzgados de Palma