La ministra de Turismo en funciones, Reyes Maroto (i), junto a la Secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver (d), este martes en el Ministerio de Industria con los consejeros de Turismo de Canarias, Baleares, Valencia, Cataluña y Andalucía y representantes de las principales patronales del sector turístico y hotelero español para evaluar el impacto de la quiebra del turoperador británico Thomas Cook. | Paco Campos

20

La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) y la Asociación de Cadenas Hoteleras (ACH) reclamaron este martes a la ministra de Turismo en funciones, Reyes Maroto, líneas de ayudas estatales o europeas para empresas tras la quiebra de Thomas Cook y refuerzos en los planes de contingencia y el transporte aéreo.

Ambas patronales asistieron esta martes a la reunión convocada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para valorar la situación tras la caída del touroperador británico, en la que también estuvieron presentes los responsables de Turismo de las comunidades autónomas afectadas, entre ellos el conseller Iago Negueruela y la directora general de Turismo, Rosana Morillo.

La presidenta de la FEHM, María Frontera, y el presidente de ACH, Gabriel Llobera, pusieron de manifiesto que «la prioridad máxima es adoptar medidas con carácter de urgencia» e intensificar el trabajo para reforzar los planes de contingencia activados tras el cierre del touroperador.

Otro de los aspectos clave que se analizaron este martes fue todo lo relacionado con la pérdida de conectividad aérea, especialmente tras la quiebra de Thomas Cook Airlines, que se suma a las de Monarch Airlines, Air Berlin y Germania.

El conseller de Treball i Turisme, Iago Negueruela, afirmó este martes que «una situación excepcional requiere una solución excepcional», en relación a la quiebra de Thomas Cook.

Negueruela resaltó la coordinación que hay en estos momentos con todo el sector turístico balear y así se lo hizo saber a la ministra Maroto en la reunión convocada en Madrid para coordinar el plan de contingencia tras la quiebra del grupo turístico británico y su aerolínea.

El conseller aseguró que conocen la situación de la compañía de viajes alemana Neckermann, que ha sido arrastrada por la quiebra de Thomas Cook.

En este sentido, añadió que desde el Ministerio de Turismo están trabajando para evitar la quiebra de otras filiales aéreas, pero muy especialmente la alemana Condor. Al mismo tiempo, ha valorado la «ejemplaridad» de la respuesta ofrecida por el sector hotelero de las Islas ante el cese de operaciones de esta compañía.

Respecto a las ayudas al sector hotelero, Negueruela afirmó que el principal objetivo es «articular medidas que den tranquilidad y seguridad a las empresas hoteleras de Baleares y de otras comunidades, ya que constituyen la principal industria turística del país y dependen de ella económicamente».

Mostró su preocupación por el impacto económico negativo, «porque hay muchos hoteles que no tienen asegurados los cobros de estos días y es un problema que hay que abordar». Puntualizó que estamos ante una situación de «preocupación máxima, por lo que hay que arbitrar las medidas necesarias para que esto no vaya a más».

Nuevo encuentro

La ministra de Turismo en funciones, Reyes Maroto, anunció ayer la convocatoria en los próximos días de la Comisión Interministerial de Turismo para abordar «todas las aristas que supone la bancarrota de Thomas Cook». En esta comisión participarán las comunidades autónomas afectadas, el sector empresarial y otros agentes implicados.