Gonzalo Adán, director del IBES. | Michel's

20

La nueva convocatoria de elecciones «le puede salir mal al PSOE», advierte el director del Institut Balear de Estudios Sociales (IBES) Gonzalo Adán. «En julio, Pedro Sánchez calculaba que con la repetición electoral podía alcanzar los 150 escaños [en las elecciones del 28 de abril el PSOE obtuvo 123 diputados]. Entonces sí tenía sentido este cálculo, pero hoy no tanto: ya no tenemos claro quién es el culpable de la repetición de elecciones», señala Adán.

El director del IBES recuerda que Sánchez ha pretendido comunicar que «lo ha intentado todo para formar gobierno», pero observa que «los ciudadanos dudan cada vez más de esta idea». «Incluso Francina Armengol ha repartido entre todos los dirigentes la responsabilidad de la repetición electoral», indica. «Además, se ha percibido la idea de que Pedro Sánchez ha tensionado excesivamente a las instituciones, desde el sistema electoral al hecho de dejar España con un gobierno en funciones durante meses, por no hablar de las autonomías, pendientes de la formación de un nuevo Ejecutivo». «Si fuera así –concluye el director del IBES–, el perjudicado sería el propio Sánchez, que no subirá tanto como él preveía».

Según Adán, «solo Ciudadanos, si cambia su posición, puede dar una salida digna» a la repetición electoral, puesto que ni el PSOE (previsiblemente) incrementará tanto el número de escaños ni los resultados de Podemos serán significativos».

Adán se muestra muy crítico con la situación a la que se ha llegado. «Se pide al ciudadano que vuelva a votar pero sin darle garantías de que ello solucionará el problema. El bloqueo se puede volver a repetir; podrían darse unos resultados similares», manifiesta.

Noticias relacionadas

Adán defiende que los dirigentes políticos alcancen acuerdos. «El pacto forma parte de la cultura democrática. El sistema ya prevé llegar a acuerdos. Es comprensible que los electores estén enfadados, al haber interpretado que se han antepuesto intereses personales o de partido al general. Los ciudadanos razonan: si los políticos no han hecho su trabajo, ¿para qué volver a votar?». Adán vaticina que la participación será inferior el 10 de noviembre. «Es un indicador de desilusión».