Una sesión explicativa sobre meditación y ‘mindfulness’. | Javier Coll

8

¿Cuáles son los riesgos del rendimiento de nuestro trabajo bajo una presión continuada? ¿Cuáles son las situaciones que causan más estrés? ¿En qué puede ayudarnos la meditación? ¿Cómo reducir los niveles de ansiedad y mejorar así la toma de decisiones? ¿Qué beneficio tiene aplicar el mindfulness en el entorno laboral?

Son algunas de las preguntas que se plantearon durante un reciente curso –en junio y julio de este año– organizado por la Escola Balear d’Administració Pública (EBAP) y que había sido solicitado por el departamento de Salut Laboral de la Conselleria de Treball.

Este tipo de cursos no son moneda corriente pero tampoco excepcionales, según se ha informado a este diario desde las conselleries de Administracions Públiques, de Salut y de Treball, que son las más directamente implicadas. No forman parte del temario general ni de la carpeta de formación del funcionariado pero sí se organizan cuando son solicitados desde los diferentes departamentos. Por ejemplo, desde entidades locales que tienen convenios con el SOIB pero también entre el personal sanitario y educativo. Desde la EBAP se ha informado a este diario de la organización de tres cursos que incluyen técnicas de meditación para controlar el estrés: en 2018 un curso de 20 plazas y 12 horas solicitado por entidades locales con un coste de 864 euros, que se repitió en 2019 con mismas características y coste; en 2019 un curso de 30 plazas y 8 horas solicitado por Conselleria de Treball (Salut laboral) con un coste de 576.

La profesora ponente de todos los cursos fue Ivonne Biasini, psicóloga colegiada y que se considera una experta en mindfulness, una táctica de meditación que toma como referencia el budismo y que hace pocos meses participó en la VI Setmana Saludable i Sostenible que incluía a la Universitat de les Illes Balears entre sus organizadores.

El hecho de que la UIB avale esta técnica de relajación y meditación, y que la propia Biasini prepara un doctorado para validar el protocolo de mindfulness (según incluye en su currículo) pretende acallar las voces que lo consideran una pseudociencia.

También el Gobierno estatal, y en una proporción mucho mayor que la del Ejecutivo autónomo, ha subvencionado este tipo de cursos entre sus funcionarios. Según datos de los que se ha hecho eco esta semana la Ser, el Gobierno habría gastado un total de 166.859 euros entre abril de 2016 y junio de este año en cursos de mindfulness para empleados públicos de 11 ministerios.

Nadie, desde las conselleries consultadas por este diario, entró en el debate sobre la efectividad de la meditación. Se limitaron a ofrecer los datos y a señalar que se incluían a petición de parte.

De todas maneras sí se señaló que «no hay ninguna duda, y es algo que se acepta también en las empresas privadas, de la importancia de un entorno laboral favorable y sin estrés.

Instituciones y empresas

Varios ayuntamientos de las Islas, entre ellos es de Palma y el de Pollença, miran de cerca la importancia del bienestar en el trabajo y el de la meditación para combatir el estrés y organizan sesiones al respecto. Los servicios de empleo estatales y de autonomías incluyen en sus temarios este asunto y también hay empresas que los recogen entre los programas de formación al empleo que luego les permiten beneficiarse de subvenciones.