El reparto realizado por el Pacte para la próxima legislatura y, en concreto, que se haya asignado a Podemos el área de comercio e industria no ha sentado nada bien a las patronales Afedeco y Pimeco.

Sus presidentes, Antoni Gayá y Antoni Fuster, respectivamente, se mostraron este jueves sorprendidos ante las primeras noticias del reparto de conselleries y conocer que el PSIB no gestionará su área como en la pasada legislatura. «El pacte utiliza al comercio como moneda de cambio, sin pensar que las pequeñas y medianas empresas representan el 80 % del tejido empresarial de las Islas».

Fuster puntualizó: «La experiencia que hemos vivido con Podemos en el Ajuntament de Palma no fue positiva para los intereses del pequeño y mediano comercio en la ciudad y esto nos sirve como precedente. Esperamos que esto cambie».

Ambos añaden que los únicos problemas que tuvo el comercio «procedieron del Ajuntament, pero queremos dar un voto de confianza al Govern para ver cómo actúan los nuevos responsables en materia de comercio e industria», por ser claves para la economía de Mallorca y de resto de islas.

Pimeco, según su presidente, analiza con cierta preocupación, sorpresa e incertidumbre: «Damos nuestro voto de confianza para ver cómo se desarrollan los acontecimientos y cuáles son las líneas de trabajo que se marca el Govern en materia comercial, especialmente porque afectará a miles de empresas».

El presidente de la Petita i Mitjana Empresa de Mallorca (PIMEM), Jordi Mora, incide en la misma preocupación que las patronales del comercio respecto a lo sucedido en los últimos cuatro años en Cort. «La experiencia del Ajuntament no fue positiva y se generó un conflicto con el comercio que no tiene por qué volver a repetirse», apuntó Mora.

A parte de mostrar también su sorpresa, añadió que hay que respetar los resultados electorales y la decisión del Govern «pero estaremos muy vigilantes con la política comercial que va a desarrollar el Ejecutivo autonómico en la legislatura que comenzará en breve. Estaremos expectantes y vigilantes».

Mora aclaró que, pese a los cien días que hay que dar a los gobernantes, «vamos a ser muy críticos, porque estamos en una coyuntura económica muy compleja y hay que ayudar, sí o sí, al propio desarrollo de las pequeñas y medianas empresas. Solo esperamos que no se repita a nivel de todas las Islas la experiencia negativa de Palma bajo gestión de Podemos».

El Gremio de Oficios Artesanos y Artistas, integrado dentro de la PYMEM, ha tenido en los últimos años serios problemas con el Ajuntament palmesano con todo lo relacionado con los manteros por la falta de interés de Cort para erradicar esta práctica comercial ilegal que califican como «una desmedida ocupación del espacio público por parte de vendedores ambulantes sin control alguno».

Pimeco y Afedeco insisten en que el Govern tiene que ser vigilante con la gestión que se haga en materia de política comercial para evitar problemas con los empresarios.