Los hotele no están teniendo un buen comienzo de temporada en cuanto a ocupación y rentabilidad empresarial.

88

Hoteles de cinco estrellas ubicados en la costa de Mallorca han rebajado sus precios a la mitad por la caída espectacular de la demanda vacacional en este inicio de temporada y ante las negativas previsiones de la venta de reservas para junio, julio, agosto y septiembre.

Las zonas más afectadas son la Playa de Palma, Palmanova-Magaluf, Playa de Muro y el Llevant. Las cadenas hoteleras, rompiendo así la tónica de años precedentes, no han podido mantener los precios de comercialización. Así, una habitación que el pasado año se vendía por 300 euros por día, ahora se oferta por 150 euros.

«No han podido aguantar, de ahí los precios que imperan en mayo. Cinco estrellas se comercializan a precios de cuatro, lo cual afecta de forma negativa al resto de la oferta de alojamiento. Los cuatro estrellas se han visto obligados también a bajar precios para ser competitivos», indican hoteleros de la Playa de Palma.

La estrategia comercial que impera en Turquía y Egipto, según los touroperadores alemanes y británicos, «ha roto el mercado y se ha entrado en una guerra de precios que afectará negativamente a Mallorca y resto de Baleares de aquí a octubre».

Esta pugna explica la caída de turistas alemanes y británicos en hoteles de Mallorca, que se decantan por los citados destinos del Mediterráneo oriental por ser más baratos.

A estos mercados hay que sumar el escandinavo por la devaluación de la corona sueca y noruega, circunstancia que ha encarecido los paquetes turísticos a Mallorca. Turquía y Egipto, países que pueden devaluar sus divisas frente al euro, están realizando campañas comerciales agresivas para captar la mayor cuota de mercado turístico europeo.

El problema radica en que durante los últimos cuatro años los hoteleros de Mallorca han logrado incrementos medios de precios por encima del 20 %, lo que en una situación de dura competencia deja fuera de mercado a las Baleares por ser más caras que sus destinos competidores.

Otro factor que repercute de forma negativa es la evolución del movimiento de aviones y pasajeros en estos meses de temporada. AENA y Enaire tienen previsto para junio un descenso del 3 % y 3,5 % en tráfico de pasajeros y aviones, respectivamente.

Las aerolíneas están desviando parte de su programación prevista hacia Turquía y Egipto, en detrimento de Mallorca. Los grupos turísticos extranjeros se mantienen a la expectativa de cómo se van a comportar los mercados emisores en las próximas semanas, ya que ello provocará una reprogramación de vuelos. Para evitar esto, los hoteleros de Mallorca y resto de islas están en plena rebaja de precios para evitar una mayor caída de turistas.